Prisión comunicada y sin fianza para las detenidas por el crimen de Chancelas

Registro en la vivienda del anciano asesinado en Chancelas en el que participan las detenidas por el suceso. (Fotógrafo: Rafa Fariña)
photo_camera Registro en la vivienda del anciano asesinado en Chancelas en el que participan las detenidas por el suceso. (Fotógrafo: Rafa Fariña)

PONTEVEDRA. El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Pontevedra ha decretado el ingreso en prisión comunicada y sin fianza para las dos mujeres detenidas este lunes como presuntas autoras del crimen de un octogenario en Poio.

El juez ha dejado en libertad al tercer detenido, pareja de una de las dos mujeres que convivían con la víctima y sospechoso de haber jugado el papel de cooperador necesario en el crimen, aunque con la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado, tal y como solicitaba la fiscalía.

El instructor ha acordado, asimismo, la práctica de nuevos registros  en la vivienda de la víctima, que se suman a los que ya tuvieron lugar tras los arrestos en Noalla y Vilalonga  y Monte Porreiro, según informaron fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia.

Antes de tomarle declaración a los detenidos, el juez decidió el alzamiento del secreto de las actuaciones y la transformación del procedimiento para que se siga según la Ley del Jurado.

El pasado lunes fueron detenidas como presuntas autoras del crimen A.T.F. y B.G.P., las dos mujeres de entre 30 y 50 años que convivían con el octogenario Secundino Prego Abril, cuyo cadáver apareció con signos de violencia a principios de mes en el acceso a su vivienda en Chancelas, Poio (Pontevedra).

El tercer detenido es R.G.G., un hombre de más de 50 años que supuestamente colaboró con las principales acusadas.

Una de las dos detenidas, que fueron las que denunciaron el crimen y apuntaron al móvil del robo, pretendía abandonar el país.

La hipótesis de la investigación es que la víctima, de 85 años, que murió por los golpes recibió con objetos contundentes, había cambiado su testamento a favor de una de las detenidas.

La Guardia Civil halló el cadáver a la puerta de su casa, que apareció revuelta, poco después de recibir el aviso de un supuesto robo con violencia en la madrugada del 3 de febrero.

Al llegar al lugar, los agentes se encontraron con el cuerpo sin vida del octogenario tendido en el suelo frente al acceso de su vivienda unifamiliar, que presentaba indicios de haber sido forzada y cuyo interior apareció revuelto.

Las mujeres dieron la versión de que dos hombres jóvenes vestidos de negro habían huido de la vivienda en un coche blanco.

La Guardia Civil tuvo en cuenta que el muerto ya había sufrido un atraco en su casa el pasado noviembre, por lo que investigó a los tres implicados en aquel suceso, uno de los cuales continuaba en prisión preventiva, mientras que otro había pagado recientemente la fianza y el tercero estaba en libertad.

Pero las comprobaciones efectuadas hicieron descartarlos respecto a este segundo ataque fatal.

La investigación arrojó que una de las mujeres había sido nombrada como heredera de Secundino tan solo una semana antes de su fallecimiento, hecho que ella misma comentó durante el velatorio.

Comentarios