domingo. 09.08.2020 |
El tiempo
domingo. 09.08.2020
El tiempo

¿Puedes perder tu vivienda si te acoges a la Ley de Segunda Oportunidad?

Edificio de viviendas. PIXABAY
Edificio de viviendas. PIXABAY

La normativa permite cancelar tus deudas pendientes, pero a cambio deberás liquidar todo o parte de tu patrimonio

Si alguien recurre a la ley de la segunda oportunidad cuando se encuentra en una situación económicamente complicada, lo hace con la esperanza de que, a partir de ese momento, su situación particular mejore. Sin embargo, lo que ocurre con la vivienda al acogerse a esta ley no todo el mundo lo tiene claro con anterioridad.

Y es que existen tres posibles escenarios en este sentido: que se pierda la vivienda pero no se cancele del todo la deuda, que se permita la dación en pago o que se conserve el bien inmueble. Lo más habitual es que la vivienda se termine perdiendo, pero el resultado dependerá en gran medida de la pericia y profesionalidad del abogado que se encargue del caso.

Así, aunque la ley de la segunda oportunidad es una salida útil para aquellos que desean empezar de cero, esto último precisamente tiene un precio, que no siempre es el esperado. Esto quiere decir que, si las deudas no pueden ser abonadas por parte del deudor, se recurrirá a su patrimonio personal para poder saldarlas. Y este casi siempre incluye su propia vivienda habitual.

Por eso, Ángel Andújar, socio fundador de Segunda Oportunidad Galicia, ha de explicar a sus clientes que "se trata de una forma de comenzar de nuevo su vida, al ser exonerados de todas las deudas contraídas, incluso aunque pierdan todos sus bienes y propiedades".

Precisamente sobre esta mentalidad ligada a la propiedad tan común entre los españoles Andújar sostiene que "forma parte de la cultura española, muy diferente de la europea, y hace que optemos siempre por la compra de bienes inmuebles para cuando llegue la jubilación". Es por tanto más frecuente en nuestro país que la pérdida de un bien inmueble se produzca como consecuencia de la obligación de saldar las deudas pendientes. Mientras que, si no se tiene una vivienda en propiedad, esta pérdida no tiene lugar.

¿Es posible evitar perder la vivienda?

Sí, es posible y resulta bastante común. Al respecto Andújar deja claro que "se puede perder la vivienda habitual, puesto que se trata de un bien que puede ser vendido para cancelar toda o parte de las deudas con los acreedores". Pero, aun así, el desenlace final depende de cada caso concreto y, sobre todo, de la decisión del juez.

Así, por ejemplo, "si la vivienda tiene una carga hipotecaria elevada o si su valor no supone una suma relevante que cancele o reduzca considerablemente la deuda", podría llegar a evitarse su pérdida. Para ello, se tendrá que probar, mediante la documentación acreditativa del inmueble, que no merece la pena contar con este bien para saldar la deuda con los acreedores.

El papel de la interpretación judicial

Las decisiones judiciales que se han tomado en este contexto son de lo más variadas. Tal y como explica Andújar, "en algunos casos, se ha considerado innecesaria la venta de la vivienda por resultar antieconómica, o ha quedado al margen del concurso si los deudores pueden continuar pagando sus cuotas hipotecarias, creando un gran precedente en España".

Por lo tanto, queda claro que en lo respectivo a la ley de segunda oportunidad y a la conservación de la vivienda habitual, no todo está perdido. Aunque no se debería olvidar la verdadera esencia de esta norma: dar la posibilidad real de empezar de cero, sin tener que soportar más esa pesada losa de deudas impagables.

¿Puedes perder tu vivienda si te acoges a la Ley de Segunda...