jueves. 02.12.2021 |
El tiempo
jueves. 02.12.2021
El tiempo

Quince de cada cien escolares de Pontevedra viven en otro Concello

Representantes sociales, del profesorado y de las familias participaron en el Consello Escolar
Representantes sociales, del profesorado y de las familias participaron en el Consello Escolar
La mayoría de los 109 alumnos procede de Marín y Poio, pero llegan de 14 municipios más ►La nueva zonificación hizo disminuir ligeramente la ratio, establecida ahora en 17,6 escolares por aula en centros públicos y en 21,64% en los concertados, sobre un máximo de 25

El 14,6% de los alumnos que empezaron este curso su trayectoria escolar en 4º de Infantil en centros educativos de Pontevedra procede de otros municipios, sobre todo de Marín y Poio, pero también de 14 concellos más de la provincia.

Es uno de los datos que se desprenden del completo informe que el Servizo de Inspección de Educación elaboró con la información recabada de la matrícula del curso 2017-2018 para analizar el impacto del nuevo mapa escolar que entró en vigor este año. Ayer fue presentado en la reunión del Consello Escolar Municipal para que los asistentes analizaran el documento y aportaran sus propuestas. "Entendemos que cos datos expostos existen mecanismos para que o Consello poida propoñer cambios na zonificación de Pontevedra", explica en su informe el Servizo de Inspección.

A este "distendido encontro de análise", como la calificó la edil de Educación, Carmen Fouces, acudieron también representantes del profesorado de centros públicos y concertados, de la FANPA, de los sindicatos, de los grupos políticos y de la ciudadanía en general, como el presidente de la federación de vecinos Castelao.

El Consello Escolar analizó el informe de los inspectores de Educación y se volverá a reunir en noviembre para aportar nuevas propuestas

Tras ver el informe, los asistentes se comprometieron a estudiar detalladamente el documento, "que permite ter unha foto fixa da situación real do mapa escolar no concello" y a volver a reunirse el 7 de noviembre para realizar sus aportaciones "e ir mellorándoo ano a ano".

Entre las conclusiones del documento destaca que se redujo la ratio por aula al tiempo que se mantuvieron los cuadros de personal. Así, en los centros públicos se pasó de 17,9 a 17,6 alumnos por aula -sobre un máximo de 25- respecto al curso anterior, mientras que en los concertados bajó de 22,7 a 21,64. Aunque las cifras, en términos globales, son similares, los inspectores destacaron que "centro a centro si que cambiou e o alumnado está mellor distribuído". De hecho, con los cambios introducidos en la zonificación se redujo la carga de solicitudes que tradicionalmente recibían algunos colegios como la EEI Crespo Rivas, el CEIP Vilaverde o el Sagrado Corazón, ya que actuaron como "elemento disuasorio".

Así, aunque se redujo a tres el número de centros que tradicionalmente bareman -ninguno concertado-, "parece necesario, onde exista tal posibilidade, ampliar a zona dalgún centro para aumentar a cantidade de alumnado potencial para eles", una opción que, de todos modos, "non parece viable inicialmente".

EQUIDAD. En otros casos las zonas respondieron satisfactoriamente a la mayor posibilidad de ampliar estudiantado, pero sin concretarla en matrículas reales, por lo que "quizais sexa necesario realizar outro tipo de actuacións que leven a este alumnado a matricularse no centro da súa zona de domicilio familiar".

De hecho, según el informe del Servizo de Inspección, solo el 60% de las familias solicita centro por el emplazamiento de su domicilio, que es el factor más importante de escolarización, pero que no es determinante a la hora de garantizar el éxito de la equidad en la distribución del alumnado en los diferentes centros.

Sólo el 60% de las familias que escolarizan a sus hijos en Pontevedra solicita centro por la ubicación del domicilio

El otro 40% se divide entre los que eligen colegio por el domicilio laboral de los padres (6%), por tener hermanos mayores pero sin vivir ni trabajar cerca (15%) y los que no siguen ninguno de estos criterios. Tener hermanos escolarizados previamente es la razón que llevó a la EEI Crespo Rivas al 24% de los nuevos alumnos. El porcentaje es del 17% en Doroteas, del 25% en el CEIP San Benito de Lérez y del 37% en Barcelos. "Gracias a esto este colegio mantuvo todas sus unidades, porque la zonificación incrementó las solicitudes, pero no tanto para llenar dos aulas", apuntó uno de los inspectores.

Este curso comenzaron en 4º de Infantil 745 niños (frente a los 792 del anterior y los 824 de hace cuatro años), de los que 109 residen fuera de Pontevedra. De ellos solo 19 eligieron un colegio de la capital por domicilio laboral y los otros 90 lo hicieron por otras razones, en algunos casos por proximidad. La mayoría, 60, proceden de Poio, que eligen Doroteas (17), CEIP Parada-Campañó (9), los colegios de A Xunqueira II (9), Froebel (8), EEI Crespo Rivas (2), Sagrado Corazón (2) y Sagrado de Praceres (2).

Le sigue Marín, con 16 y Soutomaior, que aporta ocho alumnos al CEIP Ponte Sampaio y uno al colegio de Las Doroteas. El resto de nuevos escolares procede de Barro, Bueu, Catoira, Cerdedo-Cotobade, Cuntis, Meaño, Meis, Moaña, Ponte Caldelas, Redondela, Vilaboa y Vilagarcía.

LIBERTAD. Analizando centro a centro se concluye que los colegios que más alumnado nuevo atraen de fuera de su zona, son el CEIP A Carballeira de Lourizán (38%), el CEIP Parada-Campañó (58%, casi todos de Poio y el CEIP Ponte Sampaio (57%, muchos de Arcade).

En el lado contrario figuran la EEI Fina Casalderrey, de Monte Porreiro, donde el 89% de los nuevos escolares residen en su zona de influencia; el CEIP San Martiño (80%) y el CEIP Vilaverde-Mourente (72%). El Servizo de Inspección destaca que, "por encima de todo, está la libertad de elección de centro por parte de los padres.

Caso aparte es la EEI de Verducido. Este año empezaron cuatro niños en 4º de Infantil y de ellos solo uno reside en la zona de influencia de la escuela. Sin embargo, en la EEI Crespo Rivas el 45% del nuevo alumnado pertenece a su área por domicilio familiar, el 12,7% por lugar de trabajo de los padres y el 24% tiene hermanos mayores en el centro adscrito, el CEIP Campolongo.

En el informe también se da cuenta de situaciones como la experimentada por el CEIP Vilaverde-Mourente, que descartaron 32 familias a las que les correspondería por domicilio "seguramente por el temor de no conseguir plaza" y en el que, por el contrario, lograron entrar 18 niños de otras áreas.

El centro de primera elección es también una pista destacada de la preferencia familiar por colegios públicos o concertados.

El Consello Escolar analizó el informe de los inspectores de Educación y se volverá a reunir en noviembre para aportar nuevas propuestas.

Quince de cada cien escolares de Pontevedra viven en otro Concello
Comentarios
ç