Rubalcaba: ''Señor Rajoy, ¿en qué país vive usted?''

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha preguntado hoy al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en qué realidad vive: "Señor Rajoy, ¿en qué país vive usted?".

Rubalcaba, que ha abierto con esa pregunta su intervención en el debate sobre el estado de la nación que se celebra en el Congreso, ha propiciado con esas palabras el primer aplauso de su bancada, para desglosar a continuación una batería de titulares de prensa nacional e internacional sobre destrucción de empleo, recortes en becas y restricción del aborto.

"Sus titulares hablan de cierta percepción de España; estos, de la vida de los españoles", ha espetado Rubalcaba a Rajoy.

Jaleado desde el primer momento por los suyos, el líder socialista, que ha subido a la tribuna sólo con un esquema de dos folios, ha argumentado que el presidente ha basado su discurso esta mañana en "tres mentiras": que lo peor ha pasado ya, que no tenía otro remedio y que no le gusta mucho lo que ha hecho estos dos años.

Según Rubalcaba, para millones de españoles las cosas peores están por venir y Rajoy, que ha tenido varias opciones a la hora de recortar, "siempre ha optado contra los más débiles".

Además, ha sostenido que su Gobierno ha hecho "lo que la derecha siempre quiso hacer y nunca se atrevió a plantear públicamente", utilizando la crisis como "coartada".

"Usted ha tenido opciones y siempre ha optado contra los más débiles, porque son ustedes de derechas, ¡Usted es el líder de la derecha española!", le ha dicho Rubalcaba a Rajoy.

Rubalcaba ha dicho hoy que nunca ha conocido a un presidente del Gobierno como Mariano Rajoy, "tan pagado de sí mismo" y que "presuma" tanto teniendo "tanto sufrimiento debajo".

"¿De qué presume?", le ha interpelado directamente, para insistir después en si presume del millón de puestos de trabajo que se han perdido en su mandato, de las ayudas que se han quitado a las familias por la dependencia, por subir la deuda pública a niveles desconocidos o por subir los impuestos a las clases medias como nunca en la historia de la democracia.