Su mejor herencia, la discreción

Como si de un cuento de hadas se tratara, la heredera del imperio Inditex, Marta Ortega, de 28 años, y su novio, el jinete asturiano Sergio Álvarez Moya, de 27, que encabeza el ránking nacional de saltos, contrajeron matrimonio ayer en el idílico pazo que la familia de la novia posee en la localidad de Anceis, en el municipio coruñés de Cambre.

Rodeados de algo menos de dos centenares de familiares y amigos, los novios, que se conocieron en los ambientes hípicos, dedicieron finalmente darse el sí quiero tras tres años de relación.

Heredera de la mayor fortuna española, cifrada en unos 30.000 millones de euros, Marta Ortega también ha adquirido de su padre su gusto por la discreción y ha sabido guardar el secreto de los principales detalles de su enlace con el jinete asturiano hasta el último momento.

Así, el misterio rodeó hasta ayer el nombre del modisto que habría confeccionado el traje de la novia o la composición del menú con el que los novios agasajarían a sus invitados.

Consciente del interés mediático que su boda había levantado, la joven pareja facilitó, a través de un gabinete de comunicación contratado para la ocasión, algunos de los detalles de la boda, si bien prefieron no ceder fotografías ni imágenes del enlace.

Ya fuera de especulaciones, ayer por la tarde se pudo conocer con certeza que Marta Ortega eligió a Narciso Rodríguez para diseñar su traje de novia y que Marcelo Tejedor y Nacho Manzano habían compuesto el menú a base de productos típicos de la gastronomía gallega y asturiana, entre los que no faltaron mariscos y merluza.

Marta vestía un traje claro de gasa cortado al bies y bordado y llevaba el pelo recogido.

El gabinete de prensa contratado para la ocasión desveló que la decoración ha sido “muy sobria”, ya que buscaba subrayar la intimidad de un acto familiar y religioso.

El arco de entrada estaba formado por ramas de cerezo en flor que conducían hacia un pasillo abovedado desde el que se llegaba a la capilla del pazo.

Durante la ceremonia, un coro gallego interpretó música religiosa y tradicional de origen gallego, en particular las cantigas de Santa María de Alfonso X El Sabio.

El impresionante pazo que la familia Ortega posee en la localidad de Anceis, a unos 20 minutos de A Coruña, era ayer un reducto inexpugnable al que los invitados fueron llegado a partir de las 19.00 horas a bordo de autobuses y furgonetas de alta gama.

A las 19.45 horas llegó el novio acompañado por su madre y veinte minutos después lo hacia la novia, sonriente y relajada, junto a su padre, Amancio Ortega.

segunda boda. La antigua residencia de los condes de Torre Penala es una monumental edificación de estilo barroco del siglo XVII, que también fue el escenario elegido por el fundador de Zara para contraer matrimonio en 2001 con su segunda mujer, Flora Pérez Marcote, la madre de Marta, con la que tiene un gran parecido físico.

En el exterior del pazo se congregaban desde primera hora de la tarde decenas de periodistas, muchos de ellos llegados desde fuera de Galicia y especializados en la crónica rosa, para cubrir la que está considerara una de las bodas del año.

Decenas de operarios trabajaron durante semanas en los preparativos de la boda en el interior del pazo, en cuyo jardín se instaló una inmensa carpa que albergó a los invitados.

Los invitados llegaron a partir de las siete de la tarde al pazo en autobuses y furgonetas de alta gama

Durante la ceremonia, un coro gallego interpretó música religiosa y tradicional, como las cantigas de Santa María

En secreto

Licenciada en Ciencias Económicas, Marta Ortega se incorporó hace dos años a la sede central de Inditex, en Arteixo (A Coruña), para completar su periodo de formación ya que está llamada a suceder a su padre al frente del mayor grupo textil del mundo, que año tras año aumenta su facturación pese a la crisis.

La joven inició su formación en Inditex como dependienta en Londres, para trasladarse más tarde a las oficinas del grupo de distribución textil en París y Asia.

Por su parte, el novio, nacido en Avilés (Asturias) en 7 de enero de 1985, es hijo del empresario avilesino Julio Álvarez Camporro y de Margarita Moya Zamora y es el pequeño de tres hermanos varones.

Actualmente, ocupa el primer puesto del ránking nacional de saltos y ha cosechado numerosos triunfos internacionales.

Cuando tenían 14 años

Se conocieron en el Club hípico de Gijón cuando tenían 14 y 15 años, una época en la que Marta ostentaba el título de Campeona de España juvenil y Sergio ya despuntaba en este deporte.

Aunque, según él mismo afirma, el mayor de todos los triunfos que ha logrado ha sido conocer a la que ya es su esposa y de la que ha dicho: “Es lo mejor de mi vida”.

Apenas un centenar de personas -entre familiares y amigos- fueron testigos de este enlace y demostraron su complicidad con la pareja, respetando su deseo de guardar celosamente, en el más absoluto secreto, cada detalle de la boda. Incluida la mantelería de las mesas, realizada con lino y encaje de Camariñas, que no se conoció hasta ayer.

Sobre la lista de bodas, la pareja avisó a sus invitados de que no aceptarían regalos.

No obstante, con la invitación se informa de números de cuentas bancarias para aquellos que quieran donar el dinero de los regalos a las instituciones de Cáritas y a la Cocina Económica.