Sus Majestades de Oriente llevan la ilusión a las calles

Galicia ha recibido esta tarde las cabalgatas de los Reyes Magos que han repartido toneladas de caramelos, la mayoría sin gluten, entre los niños ilusionados con su llegada, más ligera de pajes y charangas que otros años debido la crisis económica que atraviesa la comunidad.

Pese a todo, las familias salieron a las calles de las principales ciudades gallegas para que los más pequeños pudieran ver a los Reyes Magos que esta noche dejarán en sus casas los regalos que les han pedido, o quizá algunos menos.

La docena de carrozas con 800 figurantes y cuatro trenecillos de A Coruña repartió unas ocho toneladas de caramelos amenizada por la actuación de la compañía Malabar en la plaza de María Pita.

La ciudad herculina fue una de las pocas que no recortó gastos para esta celebración sino que los aumentó, ante la denuncia de la oposición, hasta los 65.000 este ejercicio.

En 2009, 2010 y 2011 el importe de licitación de las carrozas de la cabalgata fue de 35.000 euros, cifra que aumentó hasta los 63.000 de 2012 y dos mil más en 2013.

En Pontevedra, los Reyes Magos regalaron una tonelada de caramelos, tantos como el año pasado, acompañados por una veintena de grupos como la banda de música de Salcedo, malabaristas, percusionistas y bailarines árabes.

Sus majestades de Oriente llegaron a la ciudad del Lérez a caballo y recibieron a los niños durante la mañana, tras lo que comenzó la cabalgata sobre las seis de la tarde.

En Ferrol los Reyes llegaron este año en barca y con menos carrozas, siete, inspiradas en cuentos populares como Aladino, y una de ellas, la que portaba el carbón, estaba ambientada en la puerta del Dique, uno de los símbolos de la ciudad y zona de paso a los astilleros públicos.

También en Vigo la cabalgata, con doce carrozas, se inspiró en los mares y océanos.

La comitiva partió del nudo de Isaac Peral con tres carrozas para los Reyes, una para el cartero real, ocho comerciales, ocho grupos de animación y cuatro toneladas de caramelos.

El tren llegó esta tarde a Compostela con unos viajeros muy especiales, los Reyes Magos, que repartieron 3.500 kilos de caramelos sin gluten a los niños junto a escuadrones de caballos y más de 100 figurantes.

La capital gallega destinó a esta celebración 53.245 euros, un ocho por ciento menos que la anterior edición.

En Lugo sus majestades fueron escoltadas por los socios del club de moteros 'Lóstregos Lucus', mientras que Ourense recibió a los Reyes en ferrocarril y, al igual que casi todas las demás ciudades, con menos presupuesto que otros años, un 35 por ciento inferior a 2012 al pasar de 69.000 euros a 45.000.

Unas 300 personas integraron los grupos y charangas participantes que repartieron 4.000 kilos de caramelos.

Comentarios