Sustraen 25 cerdos de una granja de Silleda

El robo ocurrió en la madrugada deste venres en Abades, en una explotación de 410 cabezas. Los propietarios denunciaron ante la Guardia Civil

Que la crisis agudiza el ingenio de los ladrones es algo consabido y que ni los animales ni productos del agro y la horticultura, incluso los sembrados en huertas particulares, se libren de las sustracciones, comienza a ser demasiado habitual. Un ejemplo de ello es lo sucedido en la madrugada de este viernes en una explotación de ganado porcino situada en la aldea de Cobas, perteneciente a la parroquia de Abades (Silleda). Unos desconocidos sustrajeron 25 cerdos pequeños (lechones), todos ellos machos y sin capar.

Supuestamente, los autores del robo podrían haberlos cargado en una furgoneta, dado que cada animal pesaba una veintena de kilos, por lo que no sería necesario que hubiesen utilizado un camión para llegar hasta la granja.

Los lechones habían llegado al cebadero el pasado martes para su engorde hasta los 100 kilogramos aproximadamente. Cuando alcanzan este peso se venden directamente a mataderos. En la granja de Cobas había en ese momento 410 cerdos. Si bien estos están identificados, para su control sanitario y administrativo, mediante un crotal, lo habitual en estos casos es que simplemente se corte esta identificación -denominada popularmente como ‘pendiente’- para evitar que se conozca la procedencia de los animales. Y es que todo apunta a que la sustracción de los lechones no tiene otro objetivo que el de su engorde en alguna otra granja o en domicilios particulares para su venta al por menor de cara al período de matanzas, que dará comienzo en el próximo mes de noviembre.

Supuestamente, los ladrones los cargaron en una furgoneta y se sospecha que su destino es la venta a particulares

La explotación porcina afectada es propiedad de la sociedad Souto Rey, con sede social en Silleda. Representantes de la firma acudieron ayer por la mañana a presentar una denuncia en el cuartel que la Guardia Civil tiene en Trasdeza. Según se pudo conocer, los dueños no apuntan a nadie en particular como presunto autor o autores de los hechos. La empresa no ha tenido problemas ni con proveedores, ni con distribuidores, como tampoco con la plantilla, que hagan dirigir las investigaciones en un sentido concreto. El instituto armado tenía previsto ayer comenzar sus indagaciones visitando la granja y preguntando a los vecinos de la zona si habían visto o escuchado algo durante la madrugada. En principio, no hay testigos de la sustracción y la granja no dispone de alarma.

Precio. El valor de mercado de los lechones robados sería el resultante de aplicar las tarifas establecidas en la última sesión de la Central Agropecuaria de Galicia, celebrada el pasado día 1.

En la misma, los precios del porcino cebado ‘normal’ cayeron ligeramente hasta situarse en 1,230 euros por kilogramo.

Comentarios