Tres mil ciudadanos despiden a Tàpies en el corazón de su obra

Cerca de 3.000 personas se han despedido hoy del pintor Antoni Tàpies, fallecido ayer a los 88 años, visitando la Fundación que lleva su nombre y que hoy y mañana abre sus puertas gratuitamente para que los ciudadanos puedan homenajear al artista acercándose una vez más a sus obras.

Aunque sin apretones ni agobios, las salas de la Fundación Tàpies han registrado un constante fluir de público que no ha querido desaprovechar esta posibilidad de poder contemplar las creaciones del reconocido artista catalán, algunos de ellos por primera vez. Según los responsables de la Fundación, que estudian organizar algún tipo de homenaje más institucional y preparado con más tiempo, unas 3.000 personas han visitado el recinto en las poco más de cuatro horas que ha estado hoy abierto al público.

Entre las personalidades que han acudido para firmar en los dos libros de homenaje que se han colocado en la sala principal del museo figuran la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega y el exalcalde de la capital catalana, Jordi Hereu. Hereu, para quien el artista fallecido era parte "de Barcelona y Cataluña", ha remarcado que Tàpies logró con sus trabajos dotarse de un "lenguaje propio y a la vez universal" que lo hacía reconocible incluso a ojos de los espectadores menos avezados.

El exalcalde, que se reunió varias veces con el pintor mientras se ejecutaban las obras de ampliación de la Fundación -acabadas en 2010-, ha recordado que el artista, a pesar de su avanzada edad, siguió los trabajos de rehabilitación con mucho interés. "Su hijo me decía que Tàpies le preguntaba a menudo: ¿Pero las obras, se van a acabar o no?", rememoraba Hereu. Los visitantes que han recorrido las diferentes salas de la Fundación, que ha estado abierto de forma especial hasta las 21:00 horas.