miércoles. 27.10.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.10.2021
El tiempo

Un hombre de Momán votó tres veces en un año pese a estar incapacitado

Tiene una discapacidad mental del 76% y fue privado de sufragio, pero un vecino le lleva al colegio electoral, según denuncia su tutora, que pide que sea retirado del censo electoral

La tutora de un vecino de la parroquia de Momán (Cospeito) que fue incapacitado judicialmente en marzo del año pasado a instancias de los servicios sociales del municipio y de la Fiscalía solicita que se aplique la sentencia dictada por el juzgado de instrucción número 1 de Vilalba, que le priva del derecho de sufragio activo (curiosamente, no pasivo, por lo que podría presentarse como candidato en procesos electorales). Pese a esa privación, ha votado tres veces en menos de un año instigado por vecinos, que incluso lo acompañan al colegio electoral, según denuncia su familiar.

La responsable legal de este vecino, que fue declarada su curadora -esto es, representante para los actos de la vida civil- denuncia que la sentencia no fue inscrita en el Registro Civil, a efectos de la ley electoral, por lo que el hombre votó en las elecciones municipales y generales de 2015 y en las generales de junio y, si nada cambia, lo hará también el domingo. Habitualmente, un vecino le lleva en coche al colegio, a pesar de que está a unos metros de su casa, afirma la denunciante.

El hombre, de 51 años, tiene reconocida una discapacidad del 76% por «limitación funcional de columna, retraso mental lixeiro e trastorno mental», una incapacidad permanente absoluta, también por «etilismo crónico», y fue declarado incapaz parcial. El informe forense determina que presenta «un déficit cognitivo que se traduce e afecta ás súas funcións intelectivas e volitivas e á súa capacidade de obrar e ó seu autogoberno e autonomía persoal».

El hombre vive con su madre, que también fue incapacitada judicialmente. Su tutela fue dada a la misma familiar. También fue privada de sufragio, pero en su caso sí fue eliminada del censo electoral. Aunque un vecino la llevó al colegio electoral, denuncia la tutora, no pudo votar.

Madre e hijo están bajo la responsabilidad de su familiar desde que fueron incapacitados, a raíz de la muerte del marido y padre, que era quien sostenía la familia. Ambos tienen dificultades tanto para las actividades de la vida diaria como para gestionar el dinero, y cuentan con ayuda a domicilio, pero oponen mucha resistencia, según denuncia la tutora, que se ve desamparada. Asegura que ha comunicado varias veces al juzgado que tanto sus tutelados como algunos vecinos impiden su labor, poniendo en riesgo la salud y la seguridad de madre e hijo, ya que no toman la medicación, y que sus quejas no son atendidas. Tampoco encuentra apoyo para que sean ingresados en un centro sanitario o residencial, aunque sea de forma temporal, dice.

Un hombre de Momán votó tres veces en un año pese a estar incapacitado
Comentarios
ç