domingo. 16.01.2022 |
El tiempo
domingo. 16.01.2022
El tiempo

Vendex quería que hubiese al menos 800 plazas más de la ORA en Lugo

El grupo Vendex aspiraba a que la nueva ordenanza en la que estaba trabajando el Ayuntamiento de Lugo para ampliar la zona de la ORA, aumentase "entre 600 y 800" el número de plazas de la zona azul en la ciudad y confiaba en que las influencias del que fuera concejal de Economía y Urbanismo, Francisco Fernández Liñares, favoreciesen a sus intereses.

Durante su declaración ante la jueza instructora de la Operación Pokemon, el responsable de la empresa que gestiona el sistema ORA en Lugo -filial del grupo Vendex-, Javier Reguera, reconoció que la compañía estaba pendiente de aprobación de una ordenanza municipal para ampliar las plazas de aparcamiento en zona azul.

Al ser cuestionado por el incremento en el número de plazas que aspiraba conseguir la empresa, afirmó que "se hablaba" de entre "600 y 800".

En el transcurso de ese interrogatorio, la jueza le informó de que en las conversaciones intervenidas en la fase de investigación, se hablaba en realidad de un incremento de plazas de la zona ORA muy superior, en torno a 1.200 en toda la ciudad, pero Reguera dijo que "no, tantas no".

Al ser interrogado por la posibilidad de que Fernández Liñares se hubiese comprometido a utilizar sus supuestas influencias en el Ayuntamiento de Lugo, a cambio de los 3.500 euros que presuntamente recibía cada mes del grupo Vendex, para conseguir una ordenanza que fuese "favorable" a los intereses de esta empresa, Reguera respondió con un lacónico "quizás".

En el transcurso de esa misma declaración, la jueza le preguntó a Reguera por su propia relación con Fernández Liñares, dado que los agentes de Vigilancia Aduanera que se hicieron cargo de la investigación sospechaban que el responsable de la ORA en Lugo podía ser un testaferro del que fuera concejal de Economía y Urbanismo.

Sin embargo, Reguera negó que algunas de los bienes a su nombre fuesen en realidad propiedad de Fernández Liñares y también que éste lo hubiese enchufado en el Ayuntamiento de Lugo durante su época de concejal.

Afirmó que "siempre" le estuvo agradecido porque todas las "compras" de patrimonio que fue haciendo en los últimos años las "consultaba con él" y el propio Fernández Liñares lo asesoraba sobre cuál era una "buena operación".

De hecho, Reguera reconoció que él mismo fue elegido para hacer entrega de los sobres con dinero, que supuestamente se utilizaban para pagar los sobornos, por su relación con el propio Fernández Liñares.

Por otra parte, explicó que fue el delegado de Vendex en Galicia, José María Tutor, quien puso en contacto a Fernández Liñares con el responsable de ese grupo de empresas, Gervasio Rodríguez, la persona que supuestamente decidió el pago de los 3.500 euros mensuales al que fuera concejal de Economía y Urbanismo.

En esa misma declaración, la jueza afirmó que Fernández Liñares es "un libro abierto" y un "pésimo delincuente", porque "lo guarda todo". De hecho, llegó a decir que si los investigadores hubiesen ido directamente a la casa del exconcejal se hubiesen ahorrado meses de escuchas telefónicas.

Vendex quería que hubiese al menos 800 plazas más de la ORA en Lugo
Comentarios
ç