martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

Apuran los trámites para abrir la desembocadura del río de O Con

Un astillero obstaculiza la desembocadura en el mar del río de O Con
Un astillero obstaculiza la desembocadura en el mar del río de O Con
El objetivo de esta medida es minimizar el peligro de que pueda producirse una inundación como la registrada hace diez años

La confluencia de cinco factores: una lluvia torrencial, la marea alta, el monte Xiabre arrasado por un incendio registrado pocos meses antes, la desecación de varias junqueras y la obstrucción de la desembocadura del río de O Con provocaron que el día 27 de noviembre del año 2016 Vilagarcía se inundase. Transcurridos diez años desde entonces, el Concello avanza en la tramitación de una medida cuya finalidad es evitar que se repita.

El Consello de Xerencia de Urbanismo comunicó este miércoles que enviará a la Xunta de Galicia el borrador de un documento en el que figura la reforma puntual del Plan Xeral de Ordenación Municipal para hacer posible el traslado, a otra parcela de la zona portuaria, de un astillero que se encuentra asentado en la desembocadura del río de O Con. Esta medida permitirá ampliar la desembocadura, evitando que se produzca un efecto tapón, como sucedió hace una década. Pero esta medida no será suficiente para que la ciudad se encuentre en las mejores condiciones para evitar una nueva catástrofe, porque en el cauce del río está asentada una hilera de edificios, ocupando su cauce original.

Además, tres junqueras que servían para que desahogasen los cauces fluviales fueron desecadas: una durante el franquismo, la de A Lomba, y las otras dos en el mandato del socialista Javier Gago, la de A Xunqueira, donde hoy hay un parque y un supermercado, y A Maroma, que sirve de emplazamiento para el pabellón de Fexdega.

Después de la inundación, la Xunta bipartita, con Pachi Vázquez en la Consellería de Medio Ambiente, puso en marcha un proyecto para dotar de más capacidad al río que quedó incompleto, porque el cauce de O Con fue dragado, pero sigue a la espera de la solución para su desembocadura, tras el relevo en la Administración autonómica, que planteó la posibilidad de cambiar de ubicación el puente de Vista Alegre, un planteamiento que generó un fuerte rechazo vecinal.

Este año, como aconteció también en 2006, ardió el monte Xiabre y el fuego se llevó la capa vegetal que ayuda a asbsorber el agua de la lluvia.

Bajos, viviendas y negocios fueron destrozados por el agua, al igual que miles de vehículos. Fueron concedidas 4.585 ayudas. Los daños provocados por las inundaciones fueron valorados en 26 millones de euros.

Apuran los trámites para abrir la desembocadura del río de O Con
Comentarios