Wert reconoce el ''valor especial'' de la escuela rural española

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha reivindicado hoy en el centro educativo gallego Ben-Cho-Shey, donde se inaugura oficialmente el curso escolar, el "valor especial" de la escuela rural española.

En un acto encabezado por los Reyes Felipe y Letizia, quienes han saludado a los niños y visitado tres aulas, Wert ha proclamado en su turno de palabra que "en este bello lugar en el que nos encontramos, Pereiro de Aguiar, cuna de uno de los grandes ilustrados españoles, el padre Feijóo, un precursor que se declaraba a sí mismo ciudadano de la república de las letras, la escuela tiene un valor especial". Al igual que ocurre "en otros muchos núcleos de población rural de España", ha proseguido, "y siempre lo ha tenido" porque las escuelas rurales "han sido elementos dinamizadores y de garantía de futuro".

El ministro ha recordado que este martes los protagonistas son los niños, puesto que el inicio del curso escolar marca la rutina habitual y el comienzo de un tiempo dedicado a la información y al aprendizaje. "También -ha enfatizado- el tiempo de la disciplina del horario, de la observación de las normas de comportamiento y del respeto por la autoridad, complemento todo eso del trabajo que los padres llevan a cabo en el hogar".

José Ignacio Wert ha indicado que "nunca hasta ahora la educación había gozado de una tan alta consideración y ha recordado que este es el primer curso en el que LOMCE se pone en marcha, una reforma con la que se inicia "la etapa de la búsqueda" de la mejora de la calidad. Y, como la autonomía de las administraciones y centros educativos da "sus primeros frutos", ha concretado que en Galicia, por ejemplo, se ha tomado la decisión de reforzar el tiempo dedicado a las asignaturas instrumentales, Lengua y Matemáticas. Por ello, quiso aprovechar esta ocasión para destacar la capacidad de esta tierra a la hora de adaptarse "a los nuevos retos" y siempre "bajo un clima de cordialidad que representa el carácter de las gallegas y gallegos, reflejado en la convivencia armónica" de dos lenguas oficiales.