martes. 15.10.2019 |
El tiempo
martes. 15.10.2019
El tiempo

Más de 90 años de historia y diez vueltas al mundo del Elcano en la Escuela Naval de Marín

El buque Juan Sebastián de Elcano en la Jornada de Puertas Abiertas de la Escuela Naval de Marín. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
El buque Juan Sebastián de Elcano en la Jornada de Puertas Abiertas de la Escuela Naval de Marín. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

La buque escuela de la Armada Española sigue utilizando los tradicionales métodos de navegación ▶ En los últimos seis meses la embarcación ha estado en puertos como La Habana, San Juan de Puerto Rico y Boston

Sobre las cinco de la tarde, los primeros entusiastas comenzaron a subir al Juan Sebastián de Elcano. El buque que el viernes fondeó en Sanxenxo, se encontraba adornado por gallardetes y puesto a punto para la jornada de puertas abiertas en Marín.

En la cubierta predominan el marrón de la madera y el blanco del casco, que proporcionan al navío un cierto aire familiar. Sobre esta, se erigen los cuatro mástiles (Blanca, Nautilus, Almansa y Asturias). El palo mayor tiene 52 metros de altura. Cabe destacar que este año han desplegado sus velas para cruzar el Atlántico sin motor.

El buque Juan Sebastián de Elcano en la Jornada de Puertas Abiertas de la Escuela Naval de Marín. JOSÉ LUIZ OUBIÑA (2)

Para recordar sus 92 años de historia, y sobre todo, para rendir homenaje a la navegación, en el buque se siguen usando algunos métodos tradicionales, como la comunicación en cubierta por chifle (en lugar de walkei talkei), el puente con timón y brújula magnética o el cálculo a ojo de la latitud: "A veces tengo que estar pendiente de que no miren el GPS", bromeó el profesor de Navegación y teniente de navío, Teodoro Romero, durante la visita.

El barco ahora está equipado con dos antenas de satélite que permiten la comunicación mediante datos móviles. Anteriormente a su instalación, los navegantes recibían el correo por radio a modo de fax, hecho que limitaba un tanto la privacidad. Aunque menos privacidad había cuando la única manera de comunicarse era por radio y toda la tripulación escuchaba alrededor. Las actualizaciones también han llegado a los hornos, donde a pesar de cocinar para un total de 252 personas, se puede contar con dieta para veganos y por supuesto, para diversas alergias.

Detalle del Juan Sebastián Elcano. JOSÉ LUIZ OUBIÑA.En la proa de sus 113 metros de eslora (castillo) se encuentran los cañones, que a día de hoy se emplean en actos oficiales y de modo anecdótico. En sus comienzos, cuando la fragata llegaba a puerto en otro país, descargaban la milicia para mostrar que no tenían ninguna intención de ataque, en el puerto hacían lo mismo, esta tradición aún se conserva.

A la cabeza de la embarcación, se puede ver una magestuosa escultura dorada de la diosa Minerva, la diosa romana de la sabiduría y la estrategia militar. Inicialmente era el nombre que se le iba a otorgar, pero después de su construcción, en el astillero Echevarrieta y Larrinaga insistieron en que el nombre con el que finalmente se le bautizara fuera el del navegante vasco Juan Sebastián de Elcano.

En esta última travesía, ha cruzado el Océano Atlántico y ha estado en 14 países diferentes. Además, la fragata de formación de guardia marinas ha tenido dos estudiantes de intercambio procedentes de Túnez y Brasil. La anterior parada a Marín fue Guetxo-Guetaria, ciudad natal de Juan Sebastián, ya que durante el siguiente curso se conmemorará el quinto centenario de la primera vuelta al mundo en barco. La asistencia en estas dos ciudades a la jornada de puertas abiertas fue multitudinaria.

Más de 90 años de historia y diez vueltas al mundo del Elcano en la...
Comentarios