Altercado en el PAC de Marín: "Os voy a matar a todos, voy a plantar fuego"

Un trabajador de Urgencias de la localidad denunció ante la Policía Nacional que un varón de cerca de 35 años le agredió y amenazó tras irrumpir de madrugada en el centro de salud
La entrada al centro de salud de Marín. DP
photo_camera La entrada al centro de salud de Marín. DP

Un trabajador del centro de salud de Marín denunció este viernes ante la Policía Nacional haber sido víctima de una agresión en la madrugada del pasado jueves durante una guardia. Un varón, al que asegura "no conocía de nada", irrumpió en su puesto de trabajo como Personal de Servicios Generales (PSX) de las Urgencias del municipio marinense, le propinó varios golpes y patadas y le amenazó al grito de "os voy a matar a todos, voy a plantar fuego a todo, sois unos hijos de puta".

El empleado, con iniciales T.V.L., cuenta que, en torno a las dos de la madrugada, un hombre de aproximadamente 35 años entró en el vestíbulo del Punto de Atención Continuada (PAC) "en un estado muy nervioso y empezó a golpear la mampara que, afortunadamente, me separa de los usuarios". "Me tiró objetos a la cabeza, empezó a dar patadas y a tirar todo el mobiliario que se encontraba", narra el denunciante, quien, además, apunta que la fuerza del hombre era tal que "tuve suerte, porque me llega a dar un mal golpe y ahora mismo estaría enterrado".

Al escuchar el alboroto, un enfermero de Urgencias acudió al lugar de los hechos y anunció al presunto agresor que había llamado a la Policía. En ese momento, el hombre, que habría comenzado a proferir una serie de insultos y amenazas verbales, se detuvo y, según figura en la denuncia interpuesta por el trabajador agredido, "abandonó el lugar de forma precipitada".

Cuando llegó una patrulla de la Policía Nacional, el hombre ya se había ido, pero, según cuenta el denunciante, "los agentes consiguieron identificarlo".

El trabajador del PAC, que lleva desde el año 2020 ejerciendo como PSX del Sergas, explica que "es la primera vez que me sucede a mí, pero es una situación que ocurre muy a menudo". Asegura que "por el miedo a las represalias, muchos no levantan la voz, pero yo he decidido contarlo, porque hay que tener tolerancia cero con este tipo de situaciones".

El agredido, que desde ayer se encuentra de baja médica por los daños físicos y psicológicos derivados del suceso, pide "más respeto" a la ciudadanía y "más seguridad, sobre todo en los turnos nocturnos". Los hechos ya han sido puestos en manos de la Policía Nacional y, según cuenta el trabajador, "el Sergas también va a denunciarlo".

Comentarios