lunes. 16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo

Una ardilla para recordar a Sandra

A los pies de la estatuta se puede leer el nombre de la pequeña. CAROLINA NEIRA
A los pies de la estatuta se puede leer el nombre de la pequeña. CAROLINA NEIRA

La nueva figura de madera que se presentó en el céntrico parque lleva tallado el nombre de una niña de ocho años que perdió la vida a causa de un tumor cerebral

En ocasiones, la vida golpea de tal forma que es difícil entender el porqué de las cosas. Superar la muerte de un hijo es, quizá, el mayor drama al que se pueden enfrentar unos padres. María de los Ángeles y Luis Miguel tuvieron que decir adiós a Sandra el pasado 13 de junio.

Un tumor cerebral se llevó demasiado pronto a la pequeña. La operación a la que se sometió para tratar de vencer al enemigo que convivía con ella no fue suficiente y, al final, la enfermedad venció a la voluntad de una familia volcada en intentar que Sandra se recuperase.

Antes de fallecer, la pequeña visitó la Finca de Briz con su padre. En aquel momento, Santi, el carpintero de la villa que se está encargando de confeccionar las nuevas piezas de madera que decoran este mágico entorno natural, estaba terminando de crear la lechuza que hay en la parte alta del parque. Sandra, maravillada con lo que Santi había conseguido crear a partir de un tocón de acacia negra, no podía despegar los ojos del ave.

"Ahora empezaré a hacer una nueva figura, una ardilla, y le pondré el nombre de tu hija"

El carpintero y Luis Miguel entablaron conversación, momento en el que el padre le explicó lo que le ocurría a Sandra. La esperanza de vida de la pequeña era ya muy baja y Santi decidió hacerle una promesa, dedicarle un homenaje. "Ahora empezaré a hacer una nueva figura, una ardilla, y le pondré el nombre de tu hija".

Cinco semanas estuvo Santi trabajando sobre el tronco de la acacia negra cortada para dotarlo de las formas del animal escogido. Sandra falleció antes de que el resultado final se pudiese ver. En un momento del proceso, Luis Miguel volvió a pasar por el lugar. Le preguntó a Santi si le recordaba, poco esperanzado de que las palabras del carpintero no se hubiesen ido con el viento. Pero Santi se acordaba perfectamente de él, de Sandra y de la promesa que le había hecho semanas atrás.

La lechuza lleva el nombre de Pastora, una conocida del artista, también fallecida debido a un cáncer

Desde este viernes, la Finca de Briz tiene una nueva criatura y Sandra un homenaje en madera que persistirá a lo largo del tiempo. Sus padres y sus hermanos acudieron a la presentación oficial de la ardilla, en la que también estuvieron presentes los responsables de la Fundación Juan XXIII, Diego y Jose, colectivo que tuvo la idea de seguir haciendo figuras y que se encarga del mantenimiento de la finca, y la concelleira de Benestar Social, Marián Sanmartín.

María de los Ángeles apenas podía contener el llanto, mientras agradecía a Santi y a la fundación el haber tenido este detalle con su hija. El carpintero quiere hacer de sus obras algo más que meras figuras decorativas, por eso siempre se las dedica a alguien cercano. La lechuza lleva el nombre de Pastora, una conocida del artista, también fallecida debido a un cáncer.

Ahora, la brigada de Jardinería de Juan XXIII, que está conformada por 28 empleados, todos ellos con alguna discapacidad, se encargará de realizar labores de mantenimiento para que la finca esté en el mejor de los estados, de cara a las actividades que el colectivo ya tiene pensado desarrollar en ella, como una fiesta sorpresa con motivo del Samaín de la que irán desvelando detalles a medida que se acerque la fecha.

"Esta fue la penúltima actuación de las que programamos para este año, que eran de diferente índole, pero con las que queríamos poner en valor la Finca" explica Jose, de Juan XXIII. Y es que la asociación ha llenado de nuevos elementos la Finca de Briz durante los últimos meses. A las figuras de madera se les unieron otras de enorme colorido. La primera de ellas fue la girafa de grandes dimensiones que se encuentra en una de las laderas del entorno, a la que le siguió un "bosque de lápices", único en Europa.

Un tiempo más tarde inauguraron una araña, a la que le confeccionaron una tela en la que tiene "cazado" a un elefante, "como en la canción infantil". Todo ello buscando que los más pequeños encuentren en el Parque de los Sentidos el mayor número de entretenimientos y que sepan, además, que los creraron personas tan capaces como ellos.

Una ardilla para recordar a Sandra
Comentarios