jueves. 17.10.2019 |
El tiempo
jueves. 17.10.2019
El tiempo

Los arrastreros marinenses abandonan las aguas mauritanas

Reunión de armadores marinenses en Senegal. CEDIDA
Reunión de armadores marinenses en Senegal. CEDIDA
Los once barcos gallegos que hasta ahora pescaban en este país africano faenarán en Marruecos hasta el próximo mes de octubre

Después de más de seis meses de cortes continuos en la carretera que une Mauritania con Marruecos, los once barcos gallegos que faenaban en aguas mauritanas han decidido abandonar este país africano. Esta decisión, que ya venía forjándose desde hacía semanas, cobró fuerza tras la entrada en vigor del nuevo acuerdo pesquero de la Unión Europea con el reino alauita.

Y es que lejos de encontrar una solución de emergencia a los continuos cortes, tal y como pedían las autoridades europeas, el ministro de Pesca mauritano aplazó las negociaciones para permitir a los once barcos gallegos (cuatro de ellos marinenses) descargar el pescado en el puerto vecino de Dakhla, para así evitar el tráfico por el único vial que une estos dos países africanos y que es continuamente escenario de diversas reivindicaciones.

De hecho, aunque la carretera se abrió de nuevo después de más de una semana cerrada, y algunos de los vehículos pudieron llegar al puerto de Cádiz para vender su carga, el conflicto está lejos de solucionarse y esta misma semana ya se han vuelto a producir nuevos cortes en el vial.


  Los once barcos gallegos faenarán en Marruecos hasta octubre

La empresaria marinense María José de Pazo explicó que tres de las empresas gallegas que faenan en aguas mauritanas ya han optado por parar su actividad y amarrar los barcos. Los otros nueve, que continuaron hasta el miércoles faenando, han decidido también tirar la toalla.

El presidente de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín, Juan Martín, indicó que algunos de los camiones que llevaban más de una semana retenidos optaron por "dar la vuelta y malvender" el pescado en Mauritania, antes de perder completamente el valor de su carga. Aseguró, además, que "me consta que la Unión Europea tuvo reuniones con Mauritania para preparar la negociación del nuevo acuerdo", sobre el que se volverá en el mes de septiembre y para el que "insistirán sobre esta situación".

Mientras tanto, los armadores gallegos, entre ellos los marinenses, han optado por solicitar las licencias de pesca en Marruecos. Así, tal y como indica Juan Martín, la intención de los empresarios de la villa es iniciar su actividad en Marruecos y faenar allí hasta el próximo 30 de septiembre. Y es que, explica, a partir del 1 de octubre "hay previsto un paro biológico para la merluza", por lo que sería en este momento cuando los barcos gallegos retomarían su actividad, en caso de existir ya un nuevo acuerdo que satisfaga a los armadores, en Mauritania.

Los armadores gallegos han optado por solicitar las licencias de pesca en Marruecos
 

Según indicó Juan Martín, el miércoles esperan ya poder disponer de las citadas licencias para poder abandonar Mauritania e iniciar la actividad en el país vecino.

SENEGAL. Por otra parte, los armadores celebran la renovación del acuerdo pesquero de la Unión Europea con Senegal, que expiraba en el mes de noviembre. Así, las autoridades europeas y el Gobierno senegalés han negociado unas nuevas condiciones para que los barcos españoles que lo deseen puedan faenar en este país africano. Así, a partir de enero dos buques marinenses podrán retomar su actividad allí, ya que actualmente han agotado sus cuotas de pesca.

El  acuerdo pesquero de la Unión Europea con Senegal expiraba en noviembre

El presidente de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín explicó que con el nuevo acuerdo las posibilidades de pesca de merluza se han reducido de 2.000 a 1.750 toneladas; las capturas accesorias de otras especies se han aumentado de un 15% a un 20; las posibilidades de pesca de los cefalópodos han subido de un 7% a un 15; y la de crustáceos se ha bajado de 7% a 5%.

"Lamentamos que se haya reducido la merluza pero valoramos positivamente que se hayan incrementado las capturas accesorias", apuntó Martín, que añadió que "la otra parte que consideramos que no debería haberse tocado es el canon de capturas, que antes estaba a 90 euros la tonelada y ahora se ha aumentado a 95". "Aunque no sea un incremento elevado sí es importante para nosotros", concluyó el presidente del colectivo de armadores de la villa marinense.

Los arrastreros marinenses abandonan las aguas mauritanas
Comentarios