Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Los colegios de Marín le plantan cara a la baja natalidad con más servicios

La concelleira de Benestar Social, el director de O Grupo, y el vicepresidente de la Fanpa, en el comedor. C.N.
La concelleira de Benestar Social, el director de O Grupo, y el vicepresidente de la Fanpa, en el comedor. C.N.

La EEI O Grupo inauguró un comedor, siendo el cuarto centro en dos años que lo impulsa

Según recoge el Instituto Galego de Estatística, en 2010 nacieron en la villa marinense 76 niños más de los que llegaron al mundo en 2016. El municipio sufre una caída de la natalidad -en sintonía con la tendencia general en la comunidad- que está teniendo un fuerte impacto en las ratios de los colegios, que cada vez ven más la necesidad de optimizar su cartera de servicios para cubrir el mayor número de plazas posible.

"Antes teníamos muchísimos niños, pero no espacio. Ahora lo que nos falta son alumnos". Así radiografía el director de la Escola Infantil O Grupo, Miguel Jimeno, la situación que se está viviendo en los centros educativos. En su caso, la escuela era de las que más estudiantes formaba, llegando a tener aulas de más de 25 niños y sobrepasando las 200 matriculaciones y las 16 nacionalidades. Hoy, la familia de O Grupo la forman 62 pequeños. "En 2015 éramos 157", apostilla.

Con una ratio baja, conseguir los servicios que las familias demandan de un centro educativo es más complejo. Por eso, el día de ayer fue toda una celebración en O Grupo, porque por fin inauguraron el comedor. "Hoy es fundamental", apunta Ángel Sánchez, vicepresidente de la Fanpa (Federación Provincial de ANPA de Centros Públicos de Pontevedra). Los padres de los niños matriculados en esta escuela marinense acudieron a este organismo provincial, encargado de la gestión de los comedores de Pontevedra, en busca de orientación para poner en marcha uno en el colegio.

"Antes teníamos muchísimos niños, pero no espacio. Ahora, lo que nos hace falta es tener más alumnos"

 

"Nosotros, como directiva, gestionamos todo el papeleo y el Concello, sin dudarlo, aportó el material de la cocina", explica el director. Así, en apenas cuatro semanas, este "matrimonio a cuatro bandas" dio sus frutos. En principio, está previsto que haya entre diez y 13 usuarios del comedor, que costará 82 euros al mes a las familias que deseen contratarlo.

CONVENIO. El vicepresidente de la Fanpa explicó durante la inauguración de la instalación que la diferencia de precio con Pontevedra, donde el coste es sensiblemente inferior, tiene que ver con los gastos del seguro y de los controles fitosanitarios, que en el caso de la Boa Vila están sufragados a través de un convenio que tiene la asociación con el Concello.

Sobre la posibilidad de rubricar algo similar en la villa marinense, la edil de Benestar Social, Marián Sanmartín, que fue la que puso en contacto a O Grupo con la Fanpa, considera que "se podría valorar, pero siempre en función de las necesidades".

Con la puesta en marcha de este servicio en la escuela infantil más céntrica de todo el municipio ya son cuatro los colegios que, en los últimos dos años, se han sumado a la moda del comedor. Y es que tanto Sanmartín como Jimeno y Sánchez coinciden en que ahora es quizá la demanda más importante por parte de los padres, "independientemente de que el centro les parezca mejor o peor con respecto a la docencia".

"Se podría valorar crear un convenio con la Fanpa para gestionar los comedores, pero siempre en función de la necesidad"

 

El CEIP Ardán, Nosa Señora do Carme (que también da de comer a los alumnos de O Sequelo) y A Laxe son los otros centros que se han subido a este carro. Solamente queda el de Seixo, "con el que ya estamos hablando".

PLAN MADRUGA. El acuerdo al que llegaron todas las partes cristalizó también en el impulso al Plan Madruga, que pretende favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral, abriendo el colegio para los estudiantes a las 07.30 horas y ofreciéndoles el desayuno. "Esperemos que, a los niños que ya sabemos que se van a beneficiar de él, se unan más, generando un efecto llamada", declara el director del centro, que también recuerda que O Grupo fue "el primer colegio público de Marín que tuvo Plan Madruga".

Sin embargo, con la bajada de las matriculaciones no fue posible mantenerlo. "Es un punto clave a la hora de escoger colegio", apunta la concelleira, que valora muy positivamente este avance.

Por otro lado, la Fanpa y la dirección están negociando la posibilidad de utilizar algún área de las instalaciones de O Grupo para impartir actividades extraescolares como ábaco, que ahora se desarrolla en otro punto de la villa más alejado del centro, y robótica.

CENTRO PLURILINGÜE. Por otro lado, O Grupo acaba de solicitar convertirse en centro plurilingüe. "Aún estamos pendientes de que nos lo conceda la Consellería", asegura Jimeno, que se muestra esperanzado. "Si fuera así, tendríamos todo lo que la gente demanda de un colegio público".

Contar con esta catalogación, además, les permitiría tener un auxiliar de conversación nativo para mejorar el aprendizaje de idiomas del alumnado.

Los colegios de Marín le plantan cara a la baja natalidad con más...
Comentarios