Martes. 17.07.2018 |
El tiempo
Martes. 17.07.2018
El tiempo

Del contenedor o el garaje a un lugar seguro en busca de una nueva familia

Jimbo, un PPP más bueno que el pan. CEDIDA
Jimbo, un PPP más bueno que el pan. CEDIDA

La protectora insiste en la necesidad de las adopciones ►Pide concienciación y que se castre a los animales

'Mocosete' formaba parte de una colonia, pero apareció un día metido en un garaje arrastrando las dos patas traseras. Este gato naranja fue encontrado con las dos caderas rotas e implorando ayuda. Las voluntarias de Respeta, rescata, protege y adopta no lo dudaron y le llevaron al veterinario. Ahora puede caminar de nuevo y se recupera en una casa de acogida, pero quiere una familia que le cuide para siempre y le ayude en su recuperación.

El pasado domingo fue otro día negro para las voluntarias. Recibieron la llamada de una chica que había escuchado gemir a una camada de cinco bebés de perro, que habían sido abandonados en Mogor. No lo pueden decir con certeza, pero creen que serán de tamaño pequeño. En cuanto crezcan un poco más, estarán en adopción.

Además, hay otros dos hermanos, juguetones a rabiar, que buscan un dueño para toda la vida. No llegan al año y pesan entre siete y ocho kilos. Las voluntarias saben que una adopción conjunta es casi imposible, así que al menos piden que, aunque por separado, alguien se fije en ellos.

Y luego está Jimbo, que con sus dos años y medio no puede ser más bueno. Es de raza potencialmente peligrosa, por lo que su adopción requiere de licencia. Llegó hecho un saco de huesos, pero ahora enamora a cualquiera.

Del contenedor o el garaje a un lugar seguro en busca de una nueva...