Continúa la violencia en Cantodarea: "Prepárate. Voy a matar a tu hijo"

Los vecinos de Cruceiros y La Fuente denuncian nuevas agresiones físicas en el barrio, las últimas el pasado miércoles a una mujer que acabó en el centro de salud con hematomas
Vecinos de Cantodarea, ayer, delante de la Casa Consistorial.
photo_camera Vecinos de Cantodarea, este viernes, delante de la Casa Consistorial. APP

No pueden más. "Queremos justicia", reclamaban este viernes los vecinos de Cantodarea justo una semana después de que este mismo periódico recogiese sus denuncias en relación a la situación que están viviendo en Cruceiros y La Fuente por las continuas agresiones físicas y verbales de una familia conflictiva que reside en el barrio desde hace dos años.

Varios de los vecinos afectados se reunieron de nuevo ayer, en esta ocasión delante del Concello "por miedo a las represalias a hacerlo delante de nuestras casas", a raíz de una nueva agresión física el pasado miércoles a una vecina que acabó en el centro de salud de la localidad con varios hematomas. "Me aparecieron en la puerta de casa, rompieron el cristal y entraron. Empezaron a golpearme y a insultarme", relata María Eugenia Veiga, la vecina agredida. Esta situación se dio después de que esta familia conflictiva se percatase de que había cámaras de la TVG recogiendo las denuncias de los vecinos por la problemática.

La agresión continuó posteriormente en el ambulatorio, a la que la afectada tuvo que ir escoltada por la Policía Nacional. "Cuando estaba en la sala de espera aparecieron ellos y me dijeron: Prepárate. Vamos a matar a tu hijo".

Unos meses atrás, la familias de María Eugenia ya había sido agredida, concretamente su marido Alberto González y su hijo menor de edad, que a raíz de este acoso está acudiendo a tratamiento psicológico. "No podemos más. Tengo miedo a volver a casa después de trabajar porque salgo a la una o dos de la mañana y no tengo forma de volver a casa sin pasar por delante de la suya", cuenta la afectada, que está de baja laboral a raíz de la agresión.

Hartos ya de esta situación y tras varias semanas insistiendo para "ser escuchados por las autoridades", fueron recibidos ayer por la mañana por el edil Francisco Estévez, acompañado por el jefe de la Policía Local en Marín. En este encuentro explicaron a los vecinos cuales fueron las actuaciones policiales llevadas a cabo hasta el momento, así como el refuerzo de la vigilancia y control. Estas acciones se están coordinando por parte tanto de la Policía Local como de la Nacional.

Por su parte, tras este encuentro, los vecinos manifestaron sentirse "aún más abatidos que cuando entramos", ya que "no nos dieron ninguna solución a corto plazo". En esta línea, la abogada de una de las familias afectadas por esta situación explicó a este medio que la solución que tendría que aportar el ayuntamiento sería "una labor de mediación a través de Servicios Sociales. Tienen que mediar para volver a una convivencia pacífica y reconducirla por el bien de la comunidad".

Quién también se quiso pronunciar ante esta situación fue el grupo municipal del PSOE, que "le exigimos a María Ramallo que actúe de una vez por todas con todos los medios, tanto jurídicos, como policiales, como de intermediación que tiene el Concello".

El portavoz socialista en la localidad, Manuel Pazos, manifestó que "llevamos años insistiendo en plenos y comisiones sobre la problemática vecinal que existe en Cantodarea". A su juicio, Pazos cree que "no puede ser que los vecinos vivan con miedo en su propio barrio y que cuando acuden al Concello se sientan totalmente desamparados y dándole constantemente largas".