Convertir la morriña en arte

EXPOSICIÓN ▶ El Museo do Mar acoge hasta el próximo domingo una exposición del pintor marinense afincado en Ponteareas José Giráldez, conocido como Pepe Merendero. Compuesta por 31 cuadros de paisajes de la villa, la muestra resume los diez años de trayectoria del artista
El artista José Giráldez en la inauguración de su exposición ‘O mar’ en el Museo do Mar de Marín. SCT
photo_camera El artista José Giráldez en la inauguración de su exposición 'O mar' en el Museo do Mar de Marín. SCT

Una ambientación completamente marinera y un sentimiento de fuerte arraigo por su localidad natal. Estos son los dos pilares en los que se apoya la obra del marinense afincado en Ponteareas José Giráldez, también conocido como Pepe Merendero. Bajo el representativo y acorde título O mar, el artista ha reunido en el Museo do Mar de Marín una gran parte de su trabajo durante diez años, dando vida a una exposición que permanecerá abierta en el centro cultural hasta el próximo domingo 11 de diciembre.

Sus inicios en el mundo del arte surgieron "casi por casualidad", tal y como admite el propio Giráldez. Coincidiendo con su jubilación como empleado de una compañía eléctrica, Pepe acompañó a su mujer y a una amiga a una clase de pintura a la que ambas acudían cada semana. Una vez allí "decidí quedarme también, y así me di cuenta de que podría convertirse en una de mis aficiones, me gustaba y encima se me daba bien".

Esto sucedió una tarde de 2012, y al año siguiente el marinense decidió enviar uno de sus cuadros al certamen internacional de pintura Fundación Laura Otero, que se celebra anualmente en el municipio de Miajas, Cáceres. Dicha obra, que a día de hoy se encuentra catalogada, fue objeto de alabanza por parte de una de las integrantes del jurado, que acudía como representante del Museo del Prado. Este hecho supuso para Pepe "un verdadero chute de energía, me animó y fue la razón por la que seguí pintando y creando obras".

En la actualidad, hasta 31 paisajes costeros de la localidad marinense llenan el Museo do Mar a partir de las obras de Giráldez, expuestas a modo de resumen de su trayectoria. Según cuenta el propio artista, la razón de esta temática se encuentra en que "el mar me gustó desde siempre, supongo que tiene mucho que ver con que, a pesar de vivir en Ponteareas desde que finalicé mis estudios, todavía conservo la morriña por Marín".

El proceso creativo, tal y como explica Giráldez, siempre da comienzo a partir de una fotografía, sea antigua o actual: "Cuando una imagen me llama la atención o me parece bonita, cojo el pincel y la plasmo en el lienzo, siempre aportándole mi toque personal".

Diferentes vistas desde la playa de Portocelo, Aguete o Mogor aparecen representadas en los cuadros, elaborados a partir de la técnica del acrílico. En ellos también se pueden apreciar diferentes lugares de la zona del barrio de Cantodarea, así como escenas de mariscadoras, pescadores y antiguas lavanderas, imágenes que pretenden evocar el pasado marinero de la villa.

Además, su obra no se limita a esta temática, ya que una pequeña proporción de sus creaciones consisten en las típicas imágenes de bodegones. Aunque estos cuadros son llevados a cabo de la misma manera que los de paisajes, a partir de una fotografía, Pepe establece que estos los pinta "por simple placer, me gustan, pero no tienen tanto significado para mí como los que hacen referencia a Marín".

Pepe Merendero, al que se le ha atribuido este apodo porque su madre trabajó durante años como cocinera del emblemático restaurante, se mostró "muy feliz y agradecido" por ver cómo en su localidad natal se reconocen sus cuadros. Así, este trasladó su intención de "seguir pintando mientras me haga feliz". 

Comentarios