martes. 17.09.2019 |
El tiempo
martes. 17.09.2019
El tiempo

Cortes en la frontera africana

Trabajadores cargando cajas de pescado en un camión en Mauritania. CEDIDA
Trabajadores cargando cajas de pescado en un camión en Mauritania. CEDIDA

PESCA ► Varias empresas marinenses sufren, desde hace varios días, nuevos cortes en la frontera entre Mauritania y Marruecos. Los armadores del fresco que envían el pescado por carretera para abastecer al mercado español y al europeo, piden soluciones urgentes

LOS ARMADORES de los buques del fresco de Marín que faenan en aguas mauritanas piden soluciones urgentes a los cortes que, desde finales desde enero, se producen en la frontera con Marruecos. Los empresarios marinenses desconocen el motivo de las manifestaciones que frenan la actividad durante días en la única carretera que comunica los países africanos. Cuando comenzaron las protestas, las autoridades señalaron a un grupo de comerciantes disconformes con la subida de un impuesto de la Aduana marroquí como los causantes de esta reivindicación. Grupos políticos locales se habrían unido semanas después al movimiento reclamando justicia para el pueblo saharaui. Lo cierto es que en estos momentos los dueños de los buques del fresco continúan sin saber el motivo de los cortes y sin tener alternativa a ellos.

Los empresarios se pusieron en contacto ayer con la Secretaría General de Pesca para comunicarles la nueva movilización fronteriza en el único vial por el que pueden circular los camiones para salir de África. Los armadores alegaron que estos ceses de actividad les está causando un «perjuicio temporal y económico incalculable.

Por su parte, la institución les comunicó que hasta el lunes no podrán ponerse en contacto con los funcionarios mauritanos y marroquíes ya que ayer fue viernes y salieron antes de las oficinas por ser el día de la oración.

ENVASES. La problemática no solo afecta a los camiones que viajan de Mauritania a España con capturas frescas. «Hay dos empresas de Marín que tienen los remolques cargados con pescado desde el pasado miércoles y no pueden avanzar por la ruta hasta nuestro país pero también se da el caso inverso», apuntó uno de los armadores afectados.

Una empresa marinense alquila envases a distintos buques que faenan en aguas mauritanas para transportar la pesca. El camión salió cargado con estos recipientes desde Marín y debió llegar al puerto de Nouadhibou el miércoles pero actualmente se encuentra estancado en tierras marroquíes sin poder cruzar la frontera.

En el muelle mauritano lo aguardan varios barcos que, hasta que no descarguen el material que ya pescaron no pueden continuar con su actividad. Una de las naves afectadas es de Riveira y hace dos días que espera un remolque vacío para poder descargar su captura.

Los cortes en el tráfico fronterizo también provocan el desabastecimiento de material de pesca. En el caso de una de las buques de Marín que se encuentra en estos momentos en aguas mauritanas, hace días que espera una pieza de repuesto que fue enviada desde España en uno de los camiones que se encuentran parados en la carretera.

La respuesta de las autoridades europeas sobre este inconveniente «es que será estudiado en la próxima comisión mixta para negociar el próximo protocolo con Mauritania, ya que el acuerdo pesquero finaliza este mismo año», explicaron los empresarios de Marín.

"No podemos esperar porque hay dos empresas de Marín con seis barcos en la zona que están trayendo pescado todas las semanas a España", especificaron.

TRES DÍAS. Un camión desde el puerto mauritano de Nouadhibou a Algeciras tarda 48 horas y a Marín, un día más. Las condiciones en las que viaja el pescado capturado hacen que llegue en óptimo estado pero no puede superar mucho más tiempo de viaje «o pierde su calidad y no es apto para la venta», explican.

"Cada camión lleva aproximadamente 22 toneladas de pescado. Con estos problemas que hay en la frontera, si no se puede descargar, tendrán tirarlo y eso es muy triste", comenta una armadora.

Responsabilidad La frontera no le pertenece a nadie
A pesar de que los armadores de Marín saben que la franja fronteriza en la que se producen los cortes no le pertenece ni a Mauritania ni a Marruecos, exigen que la Unión Europea valore buscarle una solución al problema.
"Tienen que darse cuenta de que no somos muchos barcos pero la nuestra es una actividad que repercute de forma muy positiva en la economía y en la sociedad mauritana", comenta una de las armadoras afectadas. Una de las opciones que los empresarios marinenses le ofrecieron a la UE fue realizar las descargas en un puerto marroquí pero Bruselas aún no discutió por el momento esta alternativa.

 

Cortes en la frontera africana
Comentarios