Detectan presencia de legionella en el agua de la Residencia de Mayores de Marín

Política Social puso en marcha el protocolo para combatir la bacteria y el centro activó su red de tuberías alternativa para dar servicio

Residencia de mayores de Marín. DAVID FREIRE
photo_camera Residencia de mayores de Marín. DAVID FREIRE

La Residencia de Mayores de la villa marinense detectó a principios de la semana pasada presencia de la bacteria legionella en el agua, en un control rutinario de las tuberías del centro llevado a cabo por técnicos dependientes de la Consellería de Política Social.

En cuanto se conocieron los resultados del control, la Administración autonómica puso en marcha el protocolo a seguir en estos casos, que consiste en mandar al centro a una patrulla de la empresa de plagas con la que trabaja la Consellería para que inicie el proceso de desinfección de la legionella.

Así, los técnicos aplicaron un tratamiento de choque, que consiste en aumentar la temperatura de las tuberías y aplicarles cloro, con el fin de eliminar la bacteria hasta su total erradicación. Aunque este proceso apenas dura una jornada, la red afectada por la legionella no puede utilizarse hasta pasados 15 días, para evitar cualquier tipo de contaminación.

Pasado ese plazo, los técnicos volverán a hacer un nuevo control, para comprobar que los niveles son negativos y que el servicio de agua puede volver a funcionar con total normalidad.

Entre las precauciones que se deben tomar durante los 15 días que es necesario esperar está la prohibición de que los usuarios del centro y los profesionales que trabajan en él se duchen. Tampoco se puede utilizar agua pulverizada
para higiene personal.

Por fortuna, el centro asistencial cuenta con una red de tuberías alternativa, que se activó y permitió que los residentes pudieran continuar con su vida normal, evitando así una situación compleja, que obligaría a desplazar a los mayores a otro lugar para que pudieran asearse. Además, se habilitaron unas duchas específicas, unidas a esta red secundaria, como una medida más de precaución.

ANALÍTICAS. Aunque ninguno de los usuarios del centro se vio afectado por la presencia de la legionella en el agua, ya que no presentaban ningún síntoma infeccioso, todos fueron sometidos a analíticas para desterrar cualquier posible contagio.

En el caso del personal laboral, simultáneamente a la aparición de la bacteria en el agua, dos trabajadores presentaban sintomatología de gripe. Con el fin de asegurarse de que la bacteria no había hecho efecto en ellos debido a su presencia en el agua del centro, también se les hicieron analíticas, que en ambos casos dieron resultados negativos.

Comentarios