Marín despide entre dolor a Brais Sestelo y Rubén Farto

Decenas de personas se acercaron este domingo hasta los tanatorios de A Raña para apoyar a los familiares y amigos de los dos fallecidos
Uno de los coches fúnebres que trasladaron los restos mortales de los jóvenes fallecidos en Marín. DAVID FREIRE
photo_camera Uno de los coches fúnebres que trasladaron los restos mortales de los jóvenes fallecidos en Marín. DAVID FREIRE

La jornada del domingo volvió a ser de gran dolor entre los vecinos de todo el término municipal de Marín, apenas dos días después del trágico accidente mortal que acabó con las vidas de Brais Sestelo y Rubén Farto en la curva de Coirados en la carretera PO-313 (Marín-Moaña). Los momentos más emotivos tuvieron lugar durante la mañana en el entorno de los tanatorios, lugar al que acudieron centenares de personas para estar al lado de los familiares y amigos de las víctimas de los fallecidos.

En la mañana de este lunes (12.00 horas) tendrá lugar en la iglesia parroquial de Mogor el funeral por Brais Sestelo López. Los restos mortales de ambos jóvenes fueron incinerados el domingo en la más estricta intimidad familiar.

En cuanto a la investigación de lo sucedido, todo parece bien atado por parte de los agentes de la Policía Local de Marín que instruyeron el atestado, dado que el siniestro se produjo en un punto de su competencia directa. Después de las primeras gestiones en las que confirmaron que los dos fallecidos llevaban puestos el cinturón de seguridad, los policías realizaron las pesquisas necesarias para conocer las causas del siniestro.

Los primeros indicios apuntan a una velocidad inadecuada a las condiciones de la vía del Volkswagen Golf en el que viajaban las dos víctimas, que se salió hacia la parte derecha en la curva, en sentido ascendente, invadiendo el carril contrario y colisionando contra el Nissan Qashqai que circulaba en dirección a Marín.

La velocidad en el tramo de la carretera PO-313 en el que tuvo lugar el suceso está limitada a 50 kilómetros por hora. También trascendió que el conductor del vehículo causante del siniestro dio negativo en las pruebas de alcohol y drogas.

En cuanto al resto de heridos, los dos ocupantes del Qashqai y la mujer que viajaba de acompañante en el Golf fueron dados de alta menos de 24 horas después de su ingreso en el hospital.

Dos días de luto

El Concello de Marín decretó dos días de luto por el fallecimiento de los jóvenes y suspendió las distintas actividades programadas para el fin de semana y las banderas ondearon a media asta en señal de duelo.

El mundo del deporte pontevedrés también mostró su apoyo a las familias de Rubén y Brais, dos jóvenes que jugaban al fútbol y practicaban atletismo, respectivamente.