La falta de apoyo institucional traslada la Festa da Cigala de Marín a Poio

El festejo se celebrará este fin de semana en la playa de Lourido después de 27 ediciones haciéndolo en la localidad marinense
Última edición de la Festa da Cigala celebrada en la Praza de España en 2019. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Última edición de la Festa da Cigala celebrada en la Praza de España en 2019. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Después de 27 años siendo el escenario de la Festa da Cigala, la localidad marinense dejará de serlo en su vigésima octava edición. Ante la falta de apoyo institucional en Marín, será Poio el municipio que comenzará a albergar una fiesta que se remonta a 1993, cuando se patentó y registró a nivel nacional. Esta celebración nació con el objetivo de exaltar un producto típico y que en los años 50 el sector pesquero impulsó su captura.

Antes de tomar la decisión de trasladar la fiesta al otro lado de la ría, la Orden de la Cigala ya estuvo a punto de celebrar la fiesta en Pontevedra, el pasado mes de agosto. "Teníamos todo listo, la carpa y el menaje reservado, pero se vino abajo", relata Enrique Rodríguez, presidente de la orden.

Según cuentan desde la Orden, todo se remonta a justo antes de la llegada de la pandemia en 2020, cuando el Concello de Marín les comunicó la imposibilidad de instalar la carpa en la Praza de España, al lado de la Escuela Naval Militar. "Nos dijeron que coincidían las Fiestas del Carmen y que después comenzarían con las obras del Auditorio. Con la pandemia quedó en el aire".

Sin embargo, el año pasado, con la voluntad de retomar la fiesta, la Orden de la Cigala volvió a recibir la negativa por parte del Gobierno local para instalar la carpa ya que, según apunta la organización, "no les interesaba hacer una fiesta gastronómica y que no tenía cabida. Tan solo nos dejaron celebrar el 25 aniversario de la fiesta en un ámbito más privado". En Marín, a día de hoy, tan solo se celebra la fiesta gastronómica del Bolo do Pote.

Distintas ubicaciones

A pesar de que el lugar habitual de celebración de la Festa da Cigala era la Praza de España, el festejo varió de ubicación a lo largo de los años. De hecho, en 1994, coincidiendo con su estreno, el lugar escogido para la instalación de la carpa fue Cantodarea, donde a día de hoy se ubica A Aixola. Posteriormente también se celebró en la Praza do Regueiro o la Alameda.

El hecho de que les hicieron cambiar de ubicación fue una prueba "de que no nos querían aquí nunca". En este sentido, y desde que en el año 2000 solicitaron la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional, concellos como Ribeira o Muros mostraron su interés por la cigala.

"Con guerras no se gana nada y no merece la pena quejarse", explica Enrique Rodríguez, que se mostró muy satisfecho con el trato recibido por parte del Concello de Poio para celebrar la fiesta este fin de semana. La Festa da Cigala, a la que acudirán cofrades de Portugal y Francia, comenzará en la playa de Lourido este viernes y se alargará hasta el domingo.

Comentarios