Luto en Marín por el fallecimiento de Rubén y Brais

La Policía Local apunta a un posible exceso de velocidad como causa principal del accidente de Coirados ►El Golf en el que viajaban las víctimas invadió el carril contrario y embistió al coche que circulaba de frente ►El conductor dio negativo en alcohol y drogas
Allegados de las víctimas, este sábado, en el tanatorio de Marín. DAVID FREIRE
photo_camera Allegados de las víctimas, este sábado, en el tanatorio de Marín. DAVID FREIRE

Marín se viste de luto. Con la tragedia como la del Villa de Pitanxo aún muy fresca en la memoria de los vecinos, la noche del jueves volvió a teñir de negro la localidad tras el fatal accidente de tráfico en el que perdieron la vida Rubén Farto, de 17 años, y Brais Sestelo, de 16, en circunstancias que investiga la Policía Local desde el mismo instante del siniestro. La curva de Coirados (PO-313), en la zona de San Xulián, cerca del cuartel de la Guardia Civil y de la barriada de San Pedro, fue el escenario de una brutal colisión frontal en la que aparentemente no hubo frenazo. Así lo indicaron testigos presenciales, que no escucharon ningún ruido anterior al de la colisión.

Sobre las posibles causas es pronto para pronunciarse, pero todo apunta a un despiste por parte del conductor del Volkswagen Golf que circulaba en sentido ascendente que le llevó a tomar la curva a una velocidad excesiva. Por ello, invadió el carril contrario, embistiendo de frente al coche que transitaba hacia Marín, un Nissan Qashqai. En ese vehículo viajaban los dos fallecidos, ambos en la parte de atrás y con el cinturón de seguridad, según fuentes oficiales, y una tercera víctima que resultó herida. El joven que estaba al volante, de 20 años de edad, ileso.

Fuentes hospitalarias explicaron que la mujer que viajaba como copiloto en el Golf ya ha sido dada de alta, lo mismo que los dos ocupantes del Qashqai, de 47 y 54 años de edad, que también resultaron heridos de carácter leve.

Las pesquisas sobre lo ocurrido comenzaron por las pruebas de alcohol y drogas por parte de la Policía Local, competente en el punto en el que se produjo el suceso. A continuación se realizaron las comprobaciones acerca de la velocidad, que, de forma preliminar, revelaron que superaría claramente los 50 kilómetros hora que marcan el máximo en ese punto.

El Concello de Marín declaró dos días de luto oficial en todo el municipio "como manifestación de duelo y con la intención de acompañar a las familias en el difícil camino que les toca recorrer tras el triste fallecimiento de Rubén Farto y Brais Sestelo".

Las banderas de los edificios institucionales ondean a media asta y han quedado suspendidos todos los eventos y actividades culturales, deportivas y de ocio programados para estos días. La alcaldesa, María Ramallo, explicó que es una decisión de toda la Corporación. "Desde ayer (por el jueves), todos estamos tremendamente consternados por esta noticia, sin poder contener este dolor. Queremos expresar nuestro pesar por este terrible shock y acompañaremos a las familias en este camino tan difícil que les ha tocado recorrer", declaró la alcaldesa.

Ramallo agradece también las enormes muestras de pésame que han ido lloviendo desde el momento en que se conoció esta horrible noticia, por parte de todos los ciudadanos y en especial del mundo del deporte base, al que ambos estaban muy unidos.

La alcaldesa recuerda que "Marín lleva ya muchos golpes seguidos. Es una gran tristeza que dos niños hayan fallecido en un accidente de tráfico. Es una sacudida terrible. Estaremos al lado de las familias", añadió.

Rubén Farto, que residía en el centro de la villa morracense, se integraba en el equipo juvenil de la Escuela de Fútbol Villa de Marín. Brais Sestelo, por su parte, vivía en Mogor, y despuntaba como lanzador de jabalina en la escuela del Club Atletismo Rías Baixas de Pontevedra. Su hermana Antía es también conocida por sus hitos en el atletismo.

También mostró sus condolencias las familias y a los allegados de los fallecidos la portavoz del Bloque Nacionalista Galego en el Concello de Marín, Lucía Santos Omil, que, a través de las redes sociales, transmitió "todo o cariño do mundo" para las personas cercanas a las víctimas del accidente de Coirados.