La importancia vital del gesto en la obra de Ramiro Agulla

El escultor expone en el Auditorio de Cangas la segunda parte de su proyecto Folerpas de papel caen devagar sobre fachos prendidos
Una de las obras que componen la exposición del escultor buenense Ramiro Agulla. DP
photo_camera Una de las obras que componen la exposición del escultor buenense Ramiro Agulla. DP

El gesto se ha convertido en el protagonista principal de la segunda parte de la exposición Folerpas de papel caen devagar sobre fachos prendidos, del escultor de Bueu Ramiro Agulla, y que se podrá visitar en el hall del Auditorio de Cangas hasta el próximo martes 31 de enero. El pasado mes de marzo, la Sala Domíguez Búa del municipio buenense, albergó el inicio del proyecto, con una performance artística compuesta por varios elementos, cuya temática era la sobre información y la manipulación de la misma. En esta ocasión, tan solo son tres obras las que componen la exposición.

                      Las tres obras que componen la exposición del escultor buenense Ramiro Agulla.

La continuidad de esta performance surge de la idea que tiene el propio escultor de la exposición, que es "seguir estando en la actualidad, en ese momento donde la infoxicación lo acaba envolviendo todo". A diferencia de la primera parte de la muestra, esta cuenta con tres trabajos - El grito que ves está repetido de la anterior, pero con una nueva lectura-, que vuelven a tener como conexión el papel de prensa, que "no deja de ser un elemento más". Aquí es donde entra en juego el gesto, que representa la reacción ante la información manipulada o intencionada.

Cada una de estas obras tiene su propio significado. La piel no es solo algo superficial, realizada en cemento y metal, hace un representación de las cicatrices y de la piel, por lo que se juega con una malla metálica, combinada con un mortero. "La pieza ofrece una imagen del exterior y el interior. Puedes ver realmente lo que hay dentro y lo que le da forma a ese gesto, que es algo aparente y superficial. Puedes ver a través de él y entender el por qué de ese gesto, lo que lo sostiene", relata Agulla.

Los materiales que utiliza en toda la exposición son cemento, metal y madera, que, según él, "trabajo con ellos según las necesidades. Cuando profundizas mucho en él y lo analizas -sus características y cualidades- intento volcarlo en la escultura. No usas materiales porque sí".

El uso tanto del cemento como del metal en esta segunda obra, también tiene su explicación. "La combinación de estos dos materiales nos transmite esa sensación de dureza, de fuerza. La intención última es capturar un gesto y que transmita información también", cuenta el escultor de Bueu, que este curso comenzó a formarse en Belas Artes en la facultad de Pontevedra.

                      Las tres obras que componen la exposición del escultor buenense Ramiro Agulla.

Precisamente, el tercer elemento de la exposición fue un trabajo que presentó en clase. La forma que contiene el gesto define la palabra representa una mano articulada, con la que se pone en valor la lengua de signos. "No hay una única manera de comunicarse. Estamos acostumbrados a que la palabra predomina por encima del lenguaje texto, pero en el lenguaje de signos solo hay gestos y expresión, pero no por ello está carente de una carga muy potente de comunicación, de expresión y de información", anota Ramiro Agulla.

Esta pieza busca que el espectador se percate de que toda la secuencia de gestos están transmitiendo una información. "Es una pieza combinada; un volumen, pero a su vez imágenes fijas que cada una de ellas simbolizan una letra que conforman la frase y el título de la obra", explica el buenense, que cree que con esta obra se genera "un poco de intriga y de expectación e incertidumbre sobre lo que me está contando. A medida de que indago en algo voy sacando información".

Además de la propia idea del artista de por qué continuar con la exposición, Agulla confiesa que "me apetecía seguir indagando sobre el gesto y, de hecho, esta última pieza es lo que pretende; el lenguaje corporal y gestual nos abre muchas más puertas que a veces el propio lenguaje oral. Una mirada, la posición de las manos o un gesto, incluso la manera de colocarnos, transmitimos cosas y ponemos énfasis de lo que hablamos. Si solo nos quedásemos con el gesto tendríamos que ser mucho más expresivos".

Sin embargo, el escultor no tiene en mente continuar el proyecto con una tercera parte. Eso sí, continuará centrando sus trabajos personales en la parte gestual. "Se está convirtiendo en mi temática a la hora de trabajar", apunta.

Redes sociales

                      Las tres obras que componen la exposición del escultor buenense Ramiro Agulla.

Para el de Bueu, el gesto "nos abre muchas más puertas", ya que cree que "nos permite poder analizar una manera diferente de comunicar y que está implícita y no vemos". Aquí es donde entran en juego las redes sociales.

Agulla cree que "una mirada o tus manos" pueden contar una diferentes a lo que se pretende transmitir con palabras y más en la sociedad de la imagen en la que vivimos. "Nos escudamos detrás de una pantalla. En el mundo de Instagram, por ejemplo, se quiere contar algo a los demás que no es real, en muchos casos. A lo mejor estás sintiendo otra cosa y realmente se juega a aparentar. Si indagamos y nos vamos al gesto podemos ver la verdad lo que hay detrás", justifica el artista de buenense.

"A veces parece que tenemos que poner demasiado énfasis en algunas cosas que las vemos muy cotidianas y que forman parte de nuestro día a día. No le damos la importancia que se merece. Aquello que no comunicamos con palabras, lo podemos transmitir con los gestos", remata.

Comentarios