jueves. 04.06.2020 |
El tiempo
jueves. 04.06.2020
El tiempo

Jornada negra en la residencia de Aldán: cuatro muertos y más de un centenar de infectados

La residencia de mayores de Aldán, en Cangas, gestionada por el grupo DomusVi, totalmente cerrada. RAFA FARIÑA
La residencia de mayores de Aldán, en Cangas, gestionada por el grupo DomusVi, totalmente cerrada. RAFA FARIÑA
El geriátrico DomusVi de Cangas tuvo que ser intervenido por la Xunta tras convertirse en un solo día en el principal foco de infección por coronavirus de toda Galicia

En plena crisis sanitaria por la Covid-19, el más mínimo paso en falso puede traer consecuencias devastadoras, que ponen en riesgo la vida de muchas personas. La situación que se está viviendo en la residencia de mayores de Aldán, en Cangas, vivió este martes una trágica jornada.

En cuestión de horas, los positivos por coronavirus pasaron de apenas una decena (seis residentes y dos trabajadores) a más de un centenar y cuatro muertes confirmadas en tan solo un día. La situación preocupa a las autoridades sanitarias que están a la espera de la evolución de los enfermos.

Esta grave situación que se está dando en el geriátrico, gestionado por el grupo DomusVi llevó a que la Xunta de Galicia interviniese en la residencia canguesa. La entidad gestora no quiso dar declaraciones a este medio.

La última actualización de los datos por parte de la administración autonómica –realizada este martes– sitúa a la de Cangas con 108 contagios de residentes y 17 en trabajadores, además de cuatro fallecimientos (dos en el centro y dos en el hospital). Este hecho sitúa al centro privado cangués como el mayor foco de muertes de toda la provincia de Pontevedra y principal foco de infección por coronavirus de la comunidad autónoma.

Por otra parte, la residencia de ancianos de Barreiro, en Vigo, gestionada por el mismo grupo, también fue intervenida por 74 contagios en usuarios y 11 en trabajadores.

Las de Barreiro y Cangas son las dos primeras residencias privadas que interviene la Xunta, en calidad de autoridad competente; una decisión, recuerda la administración autonómica, amparada en la orden del Ministerio de Sanidad SND/275/2020, de 23 de marzo.

CONCELLO. A pesar de la reciente actuación de la Xunta, el martes de la pasada semana, el Concello de Cangas ya había solicitando tomar medidas de carácter urgente, cuando la situación aún podía controlarse por el escaso número de residentes contagiados.

Xosé Manuel Pazos, alcalde de Cangas, explicó que el primer contacto del Gobierno local con la empresa que gestiona la residencia de Aldán tuvo lugar "o martes da pasada semana, que foi cando saltou todo, porque ata entón estaba todo agochado". Por parte del personal, el Concello fue conocedor de que la situación no estaba siendo buena, lo que llevó a "ofrecerlles levarlle material e facerllo chegar o mércores desa semana".

El propio Pazos fue el encargado de que la empresa solicitase la intervención de la Brilat para llevar a cabo la desinfección del centro, que tuvo lugar el pasado sábado, porque "xa se sabía que había xente infectada e illada nas habitacións".

"O xoves falei co xerente de zona e coa dirección, pero dixeron que estaba controlada a situación, pero había moitas queixas de familiares porque non lles daban información", anotó el regidor cangués.

Fue el viernes cuando la residencia de Aldán recibió la visita de la Brilat para conocer el sitio, mientras que la desinfección y la realización de los test se llevaron a cabo el sábado. "Cando chegou alí a unidade de Povisa e a Briltar o sábado cos test, que foi a primeira vez que se fixeron, foi cando saltou esa cifra escalofriante", destacó Pazos.

Y es que de tan solo seis residentes infectados que se conocían, las cifras aumentaron a 108 usuarios contagiados, unos datos que confirmó este martes la Consellería de Política Social.

DESINFORMACIÓN. Más allá de la problemática que supone el alto número de contagios detectados en un solo día, el alcalde de Cangas, Xosé Manuel Pazos, manifiesta que "as familias están sin información".

Desde el Concello piden que "se actúe rápidamente coa xente infectada, pero sobre todo coa sana e cos traballadores" y además consideran que es fundamental "que se lle dea información as familias". Xosé Manuel Pazos expresó su preocupación por la situación, ya que "en calquer momento pode haber un motín ou un altercado porque as familias, como é lóxico, están moi nerviosas".

De hecho, el regidor ya ha establecido contacto con los cuerpos de seguridad de la localidad canguesa para que "se pasen por diante la residencia, porque creo que pode chegar a haber problemas de orde público".

Jornada negra en la residencia de Aldán: cuatro muertos y más de un...
Comentarios