Lunes. 17.06.2019 |
El tiempo
Lunes. 17.06.2019
El tiempo

DE CANTODAREA A DOMAIO

José Souto, paisajista: "El diseño está respaldado por un fuerte equipo profesiona"

José Souto junto a su último diseño premiado. MELISSA GÓMEZ
José Souto junto a su último diseño premiado. MELISSA GÓMEZ

El marinense, propietario de Innova Paisajes, sigue cosechando premios por sus trabajos. Una de sus últimas obras, construida en una vivienda particular de la villa morracense, acaba de ser galardonada en el certamen Xardín Galego

"Intento hacer algo nuevo: fusionar la construcción exterior con la botánica. Eso es muchísimo más que hacer solo un jardín". Así define el paisajista José Souto su estilo profesional, que ya ha sido reconocido en varias ocasiones en certámenes de ámbito internacional.

Acaba de vencer la primera edición de los premios Xardín Galego, creados por la Asociación de Cultivos do Baixo Miño y por la Asociación Galega de Empresas de Xardinería. ¿Con qué proyecto concurrió a este certamen?
El trabajo que presenté tiene diferentes combinaciones que me interesaba mostrar y presentar en este concurso. Lleva el ADN de la marca, que es Innova Paisajes, y de los diseños que suelo hacer, que tienen de base el estilo inglés. Intento que la naturaleza y la vegetación vayan dominando las estructuras duras de los exteriores y darle importancia al conocimiento botánico para el desarrollo de los diseños. El cliente de la obra que presenté es de Marín. Él antiguamente había hecho algunas actuaciones en la zona verde de la vivienda y al final me llamó para reordenar y poner sentido al exterior. Es un hombre que trabajó toda la vida en el mar, y este tipo de clientes son clientes que respetan mucho su zona verde y el buen hacer de los profesionales.

Dice que su estilo es el jardín inglés. ¿Qué productos utiliza para diseñarlos?
La base del jardín inglés es naturalizar lo máximo posible el entorno. Aparte de la vegetación, que tiene una presencia fuerte, uno de los elementos característicos de nuestra firma es la utilización de la roca como un elemento que se integra y que combina en la zona. A nivel estructural utilizamos elementos nobles: seguimos trabajando la piedra de mampostería, utilizamos la madera, estanques, zonas de agua naturalizadas con cascada... Intentamos trabajar con los elementos nobles que nos podemos encontrar en la naturaleza y transformarlos en el espacio que nos demandan.

En la entrega de premios usted dijo que los productos que utiliza le han permitido evolucionar. ¿Cómo ha sido esa evolución?
Aparte de la evolución técnica, humana y profesional cabe decir que una parte del conjunto del diseño, incluso la final, es la botánica. Dentro del elemento vegetal yo utilizo plantas que de por sí no encuentro en el mercado de producción nacional. En el Baixo Miño hay productores que cada año están renovando especies que en Europa llevan muchos años funcionando, pero que aquí en España, por desconocimiento o por incultura del sector, no tienen mercado aún. Entonces, yo siempre intento traer plantas nuevas. Con esa vegetación hago diferentes estructuras vegetales. Por ello, estas personas que nos distribuyen y nos suministran las plantas son muy importantes para intentar conseguir cosas nuevas a nivel botánico. Luego hay que fusionarlo con el diseño, con los elementos estructurales y arquitectónicos del jardín. Es todo una unión.

¿Cuándo empezó a trabajar en este mundo?
Yo llevo ya en este mundo 14 años. En aquel momento me formé como técnico de Recursos Naturales Paisajísticos y decidí continuar la formación en la práctica. Me dediqué a construir y a diseñar la técnica constructiva. Con el paso del tiempo y con la acumulación de datos y conocimientos aplicados al trabajo me perfeccioné y todo empezó a tener un sentido. Ahora mismo estamos en una segunda etapa en la que no hacemos mantenimiento, solo proyecto y obra. Aquí es realmente donde explota el diseño y la marca y el nombre empiezan a crecer. Y todo va unido a la consecución de premios internacionales que fui cosechando en todo este tiempo.

Y es que aparte del premio Xardín Galego, su trabajo fue reconocido en otras ocasiones...
Los reconocimientos más importantes en mi trayectoria empezaron en el Festival Internacional de Paisajismo de Allariz, en el año 2011. Y en 2016 volví a ganar por segunda vez ese certamen. En estos concursos participan arquitectos y paisajistas internacionales. Es muy difícil ser seleccionado y ganar el concurso. Hay una selección técnica y luego es el público quien elige al ganador. Luego gané en el Festival Internacional de Jardíns de Ponte de Lima, un certamen que ya lleva años asentado. Compites con gente a nivel muy alto y ahí es donde demuestras la calidad del diseño y de la construcción.

¿Cuál es su sello distintivo?
Es importante decir que nosotros no somos una empresa de jardinería, si no de paisajismo, un concepto que quizás en España no está asentado pero en Europa y en el resto del mundo sí. Se entiende la figura del paisajista como diseñador y creador de exteriores. Entonces, yo para diseñar mis espacios necesito una parte de jardinería y otra de construcción. Trabajamos mucho la piedra y lo complementamos con el elemento botánico. Además, contamos con un equipo profesional muy consolidado, muy fuerte. Los trabajos que realizamos no serían posible sin el respaldo técnico y profesional que soporta el diseño que yo realizo. En este trabajo todo depende de los trabajadores que tienes en plantilla. Además, detrás de la firma tenemos un equipo de refuerzo profesional, gente que trabaja con iluminación o la madera, con la infografía... Somos un equipo multidisciplinar que tenemos un objetivo final: un diseño, una construcción y un cliente. Intento hacer algo nuevo: fusionar la construcción exterior con la botánica. Eso es muchísimo más que realizar solo un jardín. Me gustaría que el sector se metiese más en el mercado, ya que las personas quizás desconocen lo que es el concepto del paisajismo. Queda mucho camino por andar pero yo no tengo problema en intentar divulgar con mis obras y con mi trayectoria el concepto de paisajismo.

El Concello ha echado mano de su trabajo para redecorar algunos rincones del municipio. ¿En qué lugares de la villa ha dejado su sello?
Aquí hemos hecho actuaciones en la rotonda de la Praza de España o en Fondo do Saco. Ahora mismo estamos trabajando en un proyecto que es muy interesante, la rehabilitación de un peñón -enfrente a la Escuela Naval-, una roca madre que aguantó el crecimiento de Marín. Intenté hacer una rehabilitación humanizándolo de cara a los ciudadanos. Como valor añadido, en dos zonas incorporo unas fotografías antiguas de la villa en las cuales intento explicar distintos momentos de la vida del pueblo utilizando el peñón como mirador, para comparar el presente con el pasado. En dos semanas ya estará abierto al público.

José Souto, paisajista: "El diseño está respaldado por un fuerte...
Comentarios