viernes. 27.05.2022 |
El tiempo
viernes. 27.05.2022
El tiempo

El fuego devoró por completo la nave de Poliésteres Sobral, en Bueu

Estado en el que quedó la nave de Bueu tras el incendio, que tardó cerca de dos horas en extinguirse. DAVID FREIRE
Estado en el que quedó la nave tras el incendio, que tardó cerca de dos horas en extinguirse. DAVID FREIRE
Las llamas se declararon poco después de las cinco de la madrugada por causas que todavía se desconocen, aunque fuentes cercanas a la empresa apuntan a un cortocircuito ►El incendio quedó extinguido a primera hora de la mañana

Totalmente calcinada y arrasada. Así quedó la nave de Poliésteres Sobral, situada en el Polígono de Castiñeiras de Bueu, tras haber sido devorada por un espectacular incendio que no dejó absolutamente nada y pérdidas de miles de euros. Eso sí, afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales.

Las causas todavía están siendo investigadas, pero, según fuentes cercanas a la empresa, todo apunta a un cortocircuito. Además, este se trata del segundo gran incendio que azota al polígono. El último se registró en 2012 y afectó a la nave conservera de Palacio de Oriente.

Cerca de las cinco de la madrugada de este martes fue cuando las alarmas saltaron en el polígono buenense. Precisamente, fue la propia central de alarmas la que alertó de que había humo en el interior de la nave tras detectarse el mismo a través de un sistema de videovigilancia. Fue una trabajadora de la empresa que vivía cerca del lugar la que se acercó a comprobar lo que estaba ocurriendo. Una vez allí, ya no fue capaz de abrir la puerta, por la que ya emanaba una densa humareda.

Las llamas, de madrugada, en la nave industrial. DP
Las llamas, de madrugada, en la nave industrial. DP

La propia empleada se encargó de dar aviso al 112 Galicia, que enseguida movilizó a los parques de bomberos de O Morrazo, Ribadumia y Baixo Miño, y se mantuvo sobre aviso a los efectivos de Pontevedra y Vigo por si fuese necesaria su ayuda. De hecho, se llegó a mover una dotación del parque pontevedrés. Sin embargo, descartaron su participación en cuanto comprobaron que había personal suficiente.

Interior de la nave calcinada en Bueu. DAVID FREIRE
Interior de las instalaciones después de
que extinguiesen las llamas. DAVID FREIRE

Cuando llegaron al lugar del suceso, según indican fuentes de Bombeiros do Morrazo, el fuego ya estaba muy propagado ya que la nave, dedicada a la fabricación de poliéster, guardaba material "altamente inflamable" como resinas o acetonas, que "xeran unha gran carga de lume e calor", explica el sargento del parque de bomberos morracense, Patxi Mariño.

MANIOBRAS DE EXTINCIÓN. La radiación de calor provocó daños en los cristales de algunas ventanas de una de las naves colindantes –Corvus Belli–, que tuvo riesgos de ser alcanzada también por las llamas. Por ese motivo, además de controlar el propio foco del incendio, la maniobra principal de las dotaciones de bomberos fue evitar la propagación a las otras dos empresas creando dos liñas de protección a ambos lados de Poliésteres Sobral.

Los focos interiores tuvieron que ser extinguidos desde el exterior, ya que la nave corría riesgo de derrumbamiento. De hecho, el techo de la misma se vino abajo al ser una estructura metálica que "coa calor o ferro é coma unha plastilina que se dobra e arrastra todo consigo".

A pesar de que el incendio quedó controlado a las 7.00 y extinguido pasadas las 9.00 horas, durante todo el día, y ante la mirada de consternación del propietario de la empresa, que no quiso hacer declaraciones, y sus trabajadores, los Bombeiros de O Morrazo continuaron realizando labores de enfriamiento. "A nave ao seguir fumegando hai que seguir enfriando cada dúas ou tres horas para non xerar alarma", puntualiza Mariño.

El propietario de la nave calcinada en Bueu. DAVID FREIRE
El propietario de la nave. DAVID FREIRE

La Xunta también llegó a activar el nivel 1 del Plan Territorial de Emerxencias de Galicia (Platerga), que fue desactivado al finalizar los trabajos para la extinción del incendio. También se dio aviso a Augas de Galicia para el control de vertidos tras la extinción del fuego.

Se contó con la colaboración de los miembros del Servicio Municipal de Protección Civil de Cangas y de los voluntarios de Protección Civil de la localidad. También acudieron patrullas de la Policía Local y de la Guardia Civil. Además, fue informado Urxencias Sanitarias de Galicia-061, aunque ninguna persona necesitó asistencia.

Tras haber sido sofocado el incendio, efectivos de la Policía Judicial de la Guardia Civil han procedido a analizar las posibles causas de este siniestro.

El fuego devoró por completo la nave de Poliésteres Sobral, en Bueu