Marín vive la invasión corsaria más esperada

Las calles de la localidad hicieron un viaje al siglo XVIII y se llenaron de piratas para celebrar la 11ª edición de la Fiesta Corsaria ▶ Una programación cargada de música y actividades para todos los públicos recorrieron la villa en una jornada sin descanso
MARIN Festa Corsaria Fotos de ambiente desfile invasion inglesa 13 30 hablar con Silvia  (4G5A1950.JPG)
photo_camera La Fiesta corsaria abarrotó las calles de Marín. RAFA FARIÑA

Y llegaron los piratas. Tras varios días de preparativos y una primera jornada cargada de ganas contenidas, la Fiesta Corsaria conquistó Marín en su día grande después de dos años sin poder celebrarse en su formato habitual por motivo de la pandemia. Las calles y plazas fueron invadidas por vecinos y vecinas convertidos en piratas y todo tipo de personajes acordes a la época, acompañados de un ambicioso programa que, desde la mañana y hasta bien entrada la madrugada, llenó de actividad todas las esquinas de la villa.

Esta cita, que lleva desde el año 2012 formando parte del verano marinense, aumenta en cada edición su popularidad y capacidad de reclamo. Con una ambientación propia del siglo XVIII, capaz de trasladar a los paseantes a un Marín antiguo, el evento conmemora la emblemática figura del corsario y antiguo vecino de Aguete, Juan Gago de Mendoza, quien lideró las Alarmas do Morrazo en una gesta que quedó grabada en la historia de la localidad.

El regreso de dicha fiesta, que este año celebró su XI edición, prometía volver por todo lo alto, y así fue. A las 11.00 horas, cuando todavía no se habían puesto en marcha las actividades programadas, cientos de corsarios de todas las edades ya se habían echado a las calles para instalar y preparar las mesas en las que, horas más tarde, disfrutarían de deliciosos y abundantes banquetes al más puro estilo pirata.

La música arrancó a partir de las 12.00 horas y desde este momento no dejó de sonar en todo el día. Fanfarrias, pasacalles, charangas, batucadas, grupos locales e incluso altavoces de particulares animaron el ambiente acompañando a los corsarios en diferentes puntos del municipio sin dar descanso a la celebración.

MARIN Festa Corsaria Fotos de ambiente desfile invasion inglesa 13 30 hablar con Silvia  (4G5A1587.JPG)
Hubo un espectáculo de cetrería. RAFA FARIÑA

Los animales también ocuparon un papel protagonista. La Praza de España fue recorrida por elegantes carrozas de caballos, la calle Méndez Núñez se transformó en una especie de granja de ponis y el Parque Eguren acogió una exhibición de aves que reunió a una gran cantidad de público tanto en la sesión matutina como en la de la tarde.

Los más pequeños, por su parte, gozaron de diferentes actividades dedicadas exclusivamente para ellos, pudiendo participar en talleres de manualidades, recorrer las calles en tren, subir a la noria, al carrusel o a un barco de madera. Talleres de esgrima y tiro con arco pusieron a prueba sus habilidades, mientras que, por la tarde, la actuación teatral ‘El último corsario’ en la plaza 8 de marzo y el espectáculo de acrobacias de Cuca Cantillo en la Alameda dejaron al público infantil con la boca abierta.

Pero los momentos más esperados del día tuvieron lugar con la celebración del desfile de la invasión inglesa, al mediodía, y el de la invasión corsaria, por la noche. Estos recorrieron diferentes calles de la villa portando una gran embarcación a modo de carroza. Así mismo, a medianoche tuvo lugar la representación de la histórica Batalla de Aguete, uno de los espectáculos más reclamados de la jornada corsaria cada año y que, en esta ocasión, finalizó con una gran tirada de fuegos artificiales. El día se cerró por todo lo alto con la celebración del festival Djs no Camiño, uno de los eventos enmarcados dentro del programa de conciertos del Xacobeo organizado por la Xunta de Galicia. Así, la Praza de España se convirtió en una macrodiscoteca móvil, con acróbatas y espectáculos de fuego, para clausurar la que se trató de la edición más multitudinaria de la Fiesta Corsaria marinense, dejando el listón bien alto de cara al año que viene.

Un mercado que permitió adentrarse en la Edad Media

La Alameda Rosalía de Castro se convirtió este sábado en uno de los espacios más concurridos de la Fiesta Corsaria debido a la instalación de un mercado medieval protagonizado por productos artesanos. En los diferentes puestos se expusieron originales creaciones, elaboradas a mano y a partir de materiales de todo tipo, que supusieron uno de los mayores atractivos de la jornada.

Artículos de joyería, moda, cerámica, ganchillo, tapicería, complementos, juguetería o cristalería fueron algunos de los sectores que se pudieron encontrar a lo largo de los 35 puestos, regentados por artesanos provenientes de diferentes puntos de Galicia. En uno de ellos incluso había expuestos objetos elaborados con un material secreto, cuyo creador no quiso desvelar.

MARIN Festa Corsaria Fotos de ambiente desfile invasion inglesa 13 30 hablar con Silvia  (4G5A1303.JPG)
El ambiente festivo se hizo notar este sábado en Marín. RAFA FARIÑA

La comida, como ya es habitual en esta fiesta, tampoco faltó. Dentro del sector de la alimentación se podían encontrar recetas a partir de diferentes tipos de carnes, bollería, panadería y quesería. No obstante, el producto por excelencia y que cada año triunfa en esta feria es el chorizo en todas sus variedades, destacando por encima del resto al mítico choripán.

Una de las novedades de este año fue la participación del sector vitivinícola. La bodega marinense Adega de Ardán también contó con un puesto en el que se podían adquirir diferentes variedades de vino.

Según explicó la portavoz de los artesanos participantes, Rosana Álvarez 'Rouss', el evento "tuvo muy buena acogida desde el principio, tal y como esperábamos". Y es que, a pesar de que la realización de este mercado fue una de las actividades que no dejaron de organizarse por motivo de la situación sanitaria, este se llevaba a cabo en formato reducido, motivo por el que la jornada de ayer reunía todas las esperanzas de cara a una recuperación del sector. Tanto a nivel de público como de clientela, Álvarez definió la edición de este año como "un verdadero éxito", asegurando que la Fiesta Corsaria "es uno de los eventos que más nos gusta, es espectacular"

Las decoraciones más originales

Con la Fiesta Corsaria volvió el concurso de decoración, que este sábado celebró su quinta edición otorgando premios a las mesas y a los locales de hostelería que presentaran una ambientación más acorde a la época.

El establecimiento premiado de este año fue el conjunto formado por el Nao y el Pilaro, que recibió un premio por valor de de 200 euros en metálico, además de un accésit de 100 euros. Los ganadores en la categoría de particulares recibieron la misma cantidad.

La decisión, tomada por un jurado, valoró la originalidad y adaptación a la temática. En el caso de la hostelería se tuvieron en cuenta tanto el exterior como el interior del local, y en el de las mesas particulares cobraron importancia las vestimentas de los comensales.

Comentarios