Nueva protesta de la marinense a la que la Justicia retiró la custodia de su hija

Los recursos de su abogado no han surtido efecto por ahora y ya son 68 los días que esta madre lleva sin poder ver a la niña
La marinense que pelea para poder ver a su hija. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera La marinense que pelea para poder ver a su hija. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La vecina de Marín que, tras una resolución judicial, perdió la patria potestad de su hija de diez años, volvió este lunes a reclamar poder "ver, hablar o tocar" a su pequeña cuando han pasado 68 días desde que fue trasladada a un centro de menores. Los recursos de su abogado no han surtido efecto por ahora.

Se trata de un caso muy delicado, dado que las autoridades judiciales le han quitado la razón hasta el momento. La decisión judicial se basa en un informe del equipo psicosocial del Punto de Encuentro de Pontevedra por un supuesto incumplimiento en el régimen de visitas y entregas acordado por la vía judicial, incumplimiento que niega la parte apelante. 

El Síndrome de Alienación Parental, el detonante

El elemento principal utilizado por la autoridad judicial en base al citado informe para adoptar la medida de retirada temporal de la patria potestad y entrega a un centro de menores de la Xunta de Galicia es el supuesto Síndrome de Alienación Parental (SAP), un supuesto según el cual uno de los progenitores pondría en contra del otro al menor con el objetivo de que perdiese contacto con él, algo que, según las estadísticas, suelen atribuir en casi todos los casos a las madres.

El tiempo transcurrido desde el 12 de marzo, cuando la niña fue recogida de forma sorpresiva para su madre, en el colegio, y fue trasladada a un centro de menores, mantiene a B.V.C. en un estado de gran desesperación.