domingo. 22.09.2019 |
El tiempo
domingo. 22.09.2019
El tiempo

"Los perjuicios que nos han causado no tienen compensación"

El arrastrero 'Rio Mau'. MAPAMA
El arrastrero 'Rio Mau'. MAPAMA
El arrastrero 'Rio Mau', del armador buenense Agustín Santomé, fue retenido dos días en Irlanda por una inspección errónea

El pasado martes un arrastrero propiedad del buenense Agustín Santomé fue retenido en el puerto de Castletown Bere, en el distrito de Cork (Irlanda), tras haber sido inspeccionado por una patrullera del país que desestimó los datos proporcionados por el patrón del barco en cuanto a la cantidad de pescado capturada.

El propietario de la embarcación aseguró a este periódico que el barco "fue retenido incorrectamente" y que este parón de dos días "supone un gran perjuicio tanto para la empresa como para los trabajadores y eso no tiene compensación", añadió Santomé.

PRIMERA RETENCIÓN

El problema surgió cuando el pasado martes el 'Rio Mau' recibió una inspección por parte de una patrullera irlandesa. Un procedimiento rutinario,según asegura Santomé, que normalmente no suele suponer dificultades porque es complicado que haya diferencias entre la estimación del patrón y la de los inspectores, pero que esta vez dio a error.

Los encargados de la inspección informaron de que la cantidad estimada por el patrón del barco en el Diario Electrónico de A Bordo (el DEA), no correspondía con la realidad, asegurando existir una infravaloración de la carga de dos especies: el rape y el gallo. Tras realizarse la denuncia se procedió, al envío de la embarcación a Puerto, donde se mantuvo retenido durante dos días para proceder a la comprobación de que dicha carga efectivamente había sido mal valorada.

Fue retenido incorrectamente; hemos perdido dos días enteros de trabajo y eso supone unas pérdidas para la empresa

Según explicó el propietario del arrastrero, la cantidad descrita por el patrón del barco en el DEA puede aumentar o disminuir en la realidad dentro de un máximo del 10%, el límite establecido por la Unión Europea. Un margen que, asegura, cumplía con creces, pero que los inspectores consideraron no estaba siendo acometido. Por este motivo se tuvo que descargar la mercancía en disputa en el puerto irlandés.

Tras certificar la cantidad de rape hace dos días, este jueves a primera hora de la tarde se procedió con la mercancía de gallo para asegurar los datos expuestos por la patrullera. A través de este procedimiento se constató definitivamente que había un error en la estimación que los inspectores habían realizado, retirando todos los cargos impuestos al 'Rio Mau' por infravaloración de la carga.

SEGUNDA DENUNCIA

Sin embargo, la patrullera que erróneamente denunció la embarcación impuso otra queja contra el arrastrero por el mal estado de la escalera de gato, una estructura que se emplea precisamente para llevar a cabo las inspecciones y que se encuentra en un lateral de la embarcación, según explicó Agustín Santomé, que declaró que se trataba de "algo accesorio".

Ahora, tras habérsele retirado los primeros cargos impuestos por la infravaloración de la carga, se le retiene por esta segunda denuncia hasta la celebración de un juicio rápido que tendrá lugar este viernes a lo largo de la mañana. Según aseguró Santomé, la escalera, que "no es la de un transatlántico o un yate de lujo, sino la de un barco pesquero", fue denunciada por la patrullera de inspección que acudió al barco y ahora se enfrentan a una multa que será determinada tras el proceso judicial que se llevará a cabo este viernes.

Hablamos de un gran perjuicio tanto para la empresa como para los trabajadores y eso no tiene compensación

Una cuantía que desde la dirección de la empresa esperan que sea simbólica "o incluso que no impongan nada" ya que "deberíamos ser nosotros los que pidiésemos daños y perjuicios por llevarnos a puerto", declaró Santomé. "Hemos perdido dos días entero de trabajo y eso supone pérdidas para la empresa", determinó.

El propietario de la embarcación comentó que, tras la celebración de este juicio, esperan poder volver a la mar y salir a faenar cuanto antes y que no volverán todavía a Vigo. Aseguró también que no van a imponer ninguna demanda porque presdispondría a las lanchas en futuras inspecciones y pretenden continuar trabajando en esa zona durante mucho tiempo.

"Los perjuicios que nos han causado no tienen compensación"
Comentarios