Pontón promete presionar en el Parlamento para reforzar la Atención Primaria en Moaña

La portavoz nacional del BNG llevará al debate de investidura el plan de choque para invertir 200 millones en la sanidad pública 
Visita de Pontón a Moaña. CONCELLO
photo_camera Visita de Pontón a Moaña. CONCELLO

La portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha confirmado este martes que llevará al debate de investidura (que se celebrará los días 10 y 12 de mayo) el plan de choque propuesto por la formación nacionalista para hacer una inyección de 200 millones de euros en la sanidad pública gallega. 

Así lo ha trasladado durante una visita a la localidad de Moaña, donde se ha reunido con la alcaldesa, Leticia Santos, y con usuarios del centro de salud para denunciar la situación de la Atención Primaria en este pueblo. 

Pontón ha señalado que la defensa de la sanidad pública será una cuestión central en su intervención en el Parlamento en ese debate y ha afirmado que volverá a poner sobre la mesa ese plan de choque, así como la ampliación de la cartera de servicios (con psicología o fisioterapia) en los centros de salud o la exigencia de que se convoquen todas las plazas vacantes del Sergas. 

Asimismo, el BNG defenderá que se recupere la gerencia de las áreas sanitarias de Atención Primaria, con gestión independiente, recursos propios y capacidad de decisión. 

"Detrás del colapso están los recortes y las decisiones de un gobierno del PP, y tienen como consecuencia el desmantelamiento de una pieza clave del sistema público de salud, porque es la puerta de entrada a la Sanidad", ha sentenciado.

SITUACIÓN DE MOAÑA. Por otra parte, y en relación a la situación de Moaña, Pontón ha constatado que los vecinos de este municipio "llevan meses diciendo basta ya a tanto deterioro de la Atención Primaria". 

Al respecto, ha avanzado que el BNG va a "reforzar la presión" en el Parlamento para que se cubran las plazas vacantes en este centro de salud, se recupere el PAC y se refuercen los servicios de Urgencias. 

Según ha denunciado el BNG, este municipio padece las consecuencias de tener menos horas de atención y no tener un servicio de Urgencias, lo que se traduce en listas de espera. Además, muchos vecinos no tienen médico asignado y cada vez son atendidos por un profesional diferente, con "evidente deterioro de la calidad asistencial", a lo que se suma la ausencia de una ambulancia para dar servicio a este ayuntamiento.