Prorrogada la instrucción del caso del Villa de Pitanxo seis meses más

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno dictó el auto que hace efectiva la ampliación del plazo, que podría ser la última que se realiza, al quedar todavía declaraciones pendientes y la aportación de nuevas pruebas
Una imagen del pecio del Villa de Pitanxo hundido. DP
photo_camera Una imagen del pecio del Villa de Pitanxo hundido. DP

La instrucción del caso del Villa de Pitanxo durará seis meses más. Así lo reflejó el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno en el auto que dictó este jueves -y que tendrá efecto desde este viernes- al quedar todavía declaraciones pendientes y la aportación de nuevas pruebas que serían fundamentales para la investigación judicial, así como el informe final de la Comisión Permanente de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim). 

El documento fue entregado a todas las partes implicadas en el caso, que apuntan que podría ser la última prórroga, encarando así la recta final de la investigación. Una vez finalizada, el juez emitirá un auto de apertura de juicio oral si considera que existen pruebas suficientes para llevar el caso a juicio. Siguiendo con los plazos judiciales, podría conocerse la fecha del juicio oral sobre el caso del Villa de Pitanxo en los últimos meses de este año o a inicios de 2025.

Durante esta nueva prórroga de la instrucción, se continuarán practicando diligencias. De hecho, el viernes 9 de febrero aún acudió a declarar a la Audiencia Nacional un inspector de Capitanía Marítima, que ante el juez  Ismael Moreno había indicado que el Villa de Pitanxo "cumplía íntegramente" con las medidas de navegabilidad y seguridad legalmente exigibles y no constató ninguna deficiencia en el buque. Esta declaración había sido recogida en un comunicado por parte de los letrados de la defensa del Grupo Nores de Marín, la armadora del barco que también está imputada por el naufragio.

Durante su declaración, el técnico certificó que el Villa de Pitanxo no había sido objeto de ninguna reforma o modificación que no estuviese contemplada en los planos y documentación oficial del buque, incluidos los tanques de combustible y las escaleras. Su informe de reconocimiento de equipo, en el que certificaba su conformidad tras haber inspeccionado todos los equipos de seguridad del buque, entre ellos los chalecos salvavidas y los trajes de inmersión, se había firmado el 31 de enero de 2022, quince días antes del naufragio.

También el inspector declaró que en el buque había 24 chalecos y 24 trajes, que "estaban homologados y en buen estado", y que se adecuaban a la normativa que se refiere en los certificados oficiales. 

Comentarios