San Migheleiro volvió a los bares con una jornada "muy tranquila"

Dos hosteleros se muestran indignados por la aparición de la Policía en sus locales para detener la fiesta antes de la hora esperada
Miles de asistentes celebraron San Migheleiro portando la tradicional camiseta a rayas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Miles de asistentes celebraron San Migheleiro portando la tradicional camiseta a rayas. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La celebración el pasado sábado de la trigésima edición del maratón de San Migheleiro Sen Traxe supuso el regreso de esta festividad a la localidad marinense tras dos años sin llevarse a cabo. Tanto el Concello como el sector hostelero de la villa valoraron positivamente la jornada, que destacó por la ausencia de incidencias graves a pesar de la acumulación de gente en las calles.

La concejala Marián Sanmartín apunta que, tanto la climatología como la afluencia de clientela ayudaron a que el balance del maratón sea "muy bueno". La gerente de la cafetería Royalty coincide con la edil, destacando que "aunque participar en la fiesta implica un gasto mayor que otros días, los beneficios también aumentan y acaban compensando".

En cuanto al registro de incidencias, desde la Policía Local se asegura que el día fue "especialmente tranquilo para lo que podría haber sido", puesto que los establecimientos hosteleros se mantuvieron llenos a lo largo de todo el día. Tal y como se traslada desde comisaría, esto se mantuvo así "hasta que llegó la noche, momento en el que comenzaron a registrarse algunas incidencias en el tráfico vial".

Varios resultados positivos en test de drogas y alcoholemia provocaron, tal y como indicó Sanmartín, que desde la Policía Nacional se decidiera, en torno a las cuatro de la madrugada, dar por finalizados los festejos en las calles. De esta forma, agentes de la Policía Local y de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional se presentaron en los dos establecimientos que, en ese momento, todavía ofrecían música en el exterior del local.

Uno de los hosteleros afectados, Sergio Santiago, gerente del Delux Cóctel Bar y el Inmare Copas, se mostró "indignado" por esta decisión. Según cuenta, 15 agentes antidisturbios irrumpieron "de manera brusca y prepotente" en el segundo local, motivo por el que asegura haberse visto obligado "a cerrar el grifo en el momento en el que podría empezar a generar beneficios económicos".

Santiago, dueño del único establecimiento de ocio nocturno en el municipio, señala que su licencia de apertura se extendía hasta las seis, ya que el Concello les había permitido una hora más a todos los locales. El hostelero considera que la situación fue "injusta, ya que no estábamos alterando el orden público". 

Comentarios