Susto en la calle Real por el desprendimiento de una cornisa durante la noche

La situación provocó que durante parte de la mañana de este martes, la calle permaneciese cortada por motivos de seguridad
El edificio del desprendimiento, en Marín. DP
photo_camera El edificio del desprendimiento, en Marín. DP

La calle Real de la localidad marinense se convirtió durante la madrugada de este martes en el escenario de un pequeño susto originado a raíz del desprendimiento de parte de una cornisa de un edificio, concretamente en el que se sitúa la Joyería Rosant. Afortunadamente no hubo que lamentar heridos, ya que durante la noche nadie pasaba por el lugar y tan solo el ruido del impacto contra el suelo alertó a los vecinos.

La situación provocó que durante parte de la mañana de este martes, la calle permaneciese cortada por motivos de seguridad. De hecho, la propia joyería tuvo que cerrar ese acceso al establecimiento -tiene otra puerta de entrada por la calle Caracol- por miedo a que se produjese una desprendimiento similar y pudiese dañar a algún cliente o viandante.

Este tipo de sucesos suelen ser muy habituales por desgastes estructurales de las fachadas de los edificios, sobre todos en los más antiguos. Durante la tarde de este martes, la zona permanecía precintada.

Comentarios