Los tripulantes del Piedras podrán abrazar a sus familias este fin de semana

Las causas de la vía de agua todavía se desconocen y se permanece a la espera de las declaraciones de los oficiales ►La Ciaim descarta investigar el accidente, que correrá a cargo del ente Maritime Accident Investigation Branch
El buque marinense Piedras. DP
photo_camera El buque marinense Piedras. DP

Llegar a casa y abrazar a sus familias es, posiblemente, el mayor deseo del los tripulantes del Piedras, el buque marinense que naufragó el miércoles en el caladero de Gran Sol, tan solo cien días después de la tragedia del Villa de Pitanxo en Terranova. Afortunadamente, en esta ocasión, no hubo que lamentar pérdidas humanas.

Los once tripulantes, de los cuales la mayoría son de la comarca de O Morrazo, llegarán a Galicia, previsiblemente, este fin de semana. O al menos, así lo afirmó Javier Touza, presidente de ARVI, asociación a la que pertenecía el Piedras y también el Armavén Uno, que rescató a los tripulantes tras recibir la alerta de una vía de agua en el buque marinense. Actualmente, la Asociación de Armadores de Vigo cuenta con 35 barcos asociados faenando en Gran Sol. "La idea es que la tripulación pueda estar en casa el domingo", explica Touza, que está en continuo contacto con la armadora Nia Ltd, vinculada al grupo Noray Pesca.


¿Qué pasó en el Piedras?

Las causas que originaron la vía de agua en el Piedras, que acabó con el hundimiento del mismo cuatro horas después del primer aviso a Salvamento Marítimo, todavía se desconocen.

Lo que sí se sabe es que la entrada de agua en el buque fue "importante", lo que provocó su escora. El patrón de pesca y el jefe de máquinas, después de desalojar a todos los tripulantes una vez que ya estaba el Armavén Uno en la zona, intentaron recuperar el barco, un hecho "prácticamente imposible. Estaba en punto de no retorno".

El presidente de ARVI explica que "son múltiples las causas que pueden ocasionar una vía de agua, pero hay que escuchar primero al capitán. Es aventurado decir nada". También hubo un incendio a bordo. "No se conoce la cronología de que fue primero, si la vía de agua o el incendio", indica.

Con respecto al estado en el que se encontraba el barco, construido en 1976, estaba "totalmente remodelado desde hace poco tiempo", destaca Touza. Y es que en este sentido en la Agencia Marítima y de Guardacostas (MCA) "son muy estrictos con todo lo relativo a equipos, seguridad, prevención de riesgos... Los niveles de exigencia son brutales y el Piedras había pasado hace poco tiempo la inspección".


Y ahora, ¿cuál es el protocolo?

Javier Touza explicó que, una vez en el puerto de Castletownbere, a donde llegaron los tripulantes el jueves de madrugada en el Armavén Uno -operación coordinada entre las autoridades irlandesas con las inglesas, que es de donde tiene la bandera del barco-, se empezaron a llevar a cabo las gestiones oportunas con el consulado.

En estas situaciones el elemento fundamental es la protesta de mar, de donde deriva la declaración de los oficiales para saber qué pudo pasar. Según indicó el presidente de Arvi, se espera que estas gestiones "se canalicen entre hoy (por el jueves) y mañana (por este viernes). Puede haber algún retraso de última hora, que tenga que quedarse el capitán, pero la idea es que la tripulación ya esté en sus casas el domingo". En este contexto, todavía se desconoce si será necesario que el capitán u oficiales se queden durante más días en Irlanda para ayudar a esclarecer lo que ocurrió.

Con respecto al estado de los tripulantes, este jueves, físicamente, todos estaban bien, pero a nivel anímico todavía se estaban recuperando del "shock típico de cualquier siniestro. Si te ves en esa situación es cuando piensas en lo que te pudo haber pasado".


Familias y seguridad

"Las familias estuvieron perfectamente informadas desde el minuto uno. Todos sabían que sus seres queridos estaban sanos y salvos y que no había mayor problema", puntualiza Javier Touza, consciente de que este naufragio fue "un susto importante y una vez más, tal y como dijimos con el Villa de Pitanxo, estaremos muy atentos al informe y a la investigación que se abra para ver si nos arrojan algo de luz y hay que implantar alguna medida en nuestros protocolos de seguridad".

Sobre los actuales protocolos marítimos, el presidente de ARVI manifestó que "son muy buenos", así como la formación en prevención de riesgos laborales, pero "todo es susceptible de mejorar". Lo que pretendemos es que, lamentablemente, cuando se producen siniestros, saquemos lecturas y aprendizajes de ello. Si las conclusiones resultan que tenemos que mejorar algo, lo haremos", dice.


Investigación en Reino Unido

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes Marítimos no va a abrir investigación por el naufragio del pesquero Piedras. Según informó este jueves la Ciaim, descarta estas pesquisas porque "se trata del accidente un buque de bandera del Reino Unido ocurrido en aguas internacionales, sin víctimas".

Este organismo dependiente del Ministerio de Transportes expone que, en estas circunstancias, "la investigación de seguridad corresponde al país de abanderamiento, es decir, al Reino Unido". Será, por tanto, el ente Maritime Accident Investigation Branch -el homólogo de la Ciaim-, dependiente del Gobierno británico, quien realice las indagaciones.

Comentarios