Un vecino de Bueu se enfrenta a ocho años de cárcel por traficar con cocaína y hachís

Le incautaron drogas por valor de unos 200.000 euros y útiles para preparar miles de dosis en el registro de su vivienda en O Morrazo
La Audiencia Provincial de Pontevedra. DAVID FREIRE (ADP)
photo_camera La Audiencia Provincial de Pontevedra. DAVID FREIRE (ADP)

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra acogerá mañana (10.00 horas) la vista oral contra un vecino de Bueu de 33 años que se enfrenta a una posible condena de ocho años de prisión por un delito contra la Salud Pública agravado por la notoria importancia de la cantidad que le fue incautada, valorada, entre la cocaína y el hachís, en unos 200.000 euros en los mercados clandestinos.

El encausado, que no cuenta con antecedentes penales, venía dedicándose "a la venta de sustancias estupefacientes, por lo menos durante el año 2021", según explica el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación.

Ante las sospechas que tenían los investigadores sobre sus actividades, a principios de diciembre procedieron, previa autorización del Juzgado de Marín, a la entrada y el registro en su domicilio. En el marco del mismo fueron halladas sustancias estupefacientes en cantidades muy considerables, preparadas para su venta a mediana escala.

Así, los investigadores de la Guardia Civil hallaron doce paquetes de 100 gramos de cocaína, para un total de 1,2 kilos, todos ellos con un elevado nivel de pureza, superior al 75 por ciento. Además, intervinieron en su domicilio un paquete de mayor tamaño que rozaba el medio kilo, en este caso algo más adulterado (un 71 por ciento de pureza), y tres envoltorios más pequeños, dos de ellos con cinco gramos y uno con dos y medio.

Junto a ello, el investigado también dedicaba su tiempo, según la acusación, a la venta de hachís. En su domicilio fueron halladas hasta cinco bolsas termoselladas que contenían cientos de bellotas con un peso total superior a los cuatro kilos, lo que da una idea de la capacidad operativa del sospechoso.

Otros indicios del delito localizados fueron una envasadora al vacío, una carpeta con anotaciones de nombres y números, una báscula de precisión y 6.000 euros en efectivo en billetes de distinto valor "procedentes de la actividad ilícita a la que se dedicaba", apunta el fiscal.

Junto a la cárcel, se expone a una multa de 680.000 euros si resulta condenado.

Comentarios