"Veo en nuestros jóvenes esfuerzo, compromiso y responsabilidad"

Pedro Cardona Suanzes, comandante- director de la Escuela Naval Militar, se incorpora al nuevo curso escolar listo para emprender una nueva etapa profesional llena de cambios ► La transformación digital de la Armada y el avance hacia la enseñanza híbrida cobran más relevancia que nunca 
Pedro Cardona Suanzes. ORP
photo_camera Pedro Cardona Suanzes. ORP

El paso por el despacho de dirección de la Escuela Naval Militar de Marín es a menudo descrito por aquellos que ocuparon la silla en algún momento como una de las etapas más gratificantes a la que un oficial de la Armada puede acceder. El regreso a los que fueron sus primeros pasos y la oportunidad de dejar su huella en la formación de aquellos que algún día le sustituirán al frente de la institución, son solo algunos de los sentimientos a los que se enfrenta ahora el nuevo comandante-director de la academia naval. El capitán de navío Pedro Cardona Suanzes es especialista en Energía y Propulsión y en Guerra Electrónica y llega a Marín tras haber desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en buques de superficie. Embarcado en barcos británicos como Oficial de Acción Táctica, ha estado también destinado en el Estado Mayor de la Armada. Ahora, se enfrenta a tres años de oportunidades y enseñanza por delante, en los que la transformación digital y el avance de la Escuela como Centro de Inteligencia Artificial, serán claves, pero manteniendo siempre el mismo objetivo: la formación de los futuros oficiales.

¿Cómo ha vivido estas primeras semanas en la Escuela?

Han sido semanas muy intensas, pero muy gratificantes. Por una parte, para cualquier Oficial de la Armada la Escuela es un sitio que nos reconecta con nuestras raíces y convicciones y tiene, por tanto, un significado emocional especial. He aprovechado este tiempo para ir perfilando mi plan de mando para los próximos tres años, mi idea de hacia dónde quiero llevar la Escuela Naval hasta plasmarla en un plan concreto. Han sido días, además, en los que me he presentado a la sociedad civil de la provincia y tengo que reconocer que me ha impresionado el dinamismo y pasión por lo que hacen de todos los responsables con los que me he entrevistado. Por otra parte, han sido días muy gratificantes, ya que me han permitido empezar a trabajar con lo mejor que tiene España: sus jóvenes.

¿Cómo afronta esta nueva etapa al frente de la academia naval marinense?

La afronto como un reto muy estimulante. Por una parte, supone la responsabilidad de formar a los futuros Oficiales que deberán dirigir la Armada algún día. Esta formación debe ser integral y centrada en los valores. Es, también, estimulante porque, como decía antes, me permite trabajar con nuestra juventud. Lejos de esa imagen de indolencia, lo que yo veo en nuestros jóvenes es compromiso, responsabilidad y esfuerzo. Es un privilegio ayudarles a crecer profesional, militar y personalmente. Finalmente, también es un reto estimulante por el momento de cambio actual, un cambio muy acentuado centrado en la Transformación Digital y que nos está llevando a replantearnos desde la raíz cómo hacemos las cosas.

¿Qué cambios espera conseguir en estos próximos años?

La Escuela Naval Militar está inmersa en su proceso de Transformación Digital 4.0 conforme al Plan de Transformación Digital de la Armada (TDA). En este sentido, estamos adaptándonos para ser un centro donde la enseñanza sea híbrida, en la que la presencialidad jugará un papel esencial, pero completada con enseñanza virtual. Pero lo más importante es tener en cuenta que la Escuela cambia y se adapta para que su objetivo permanezca igual, inalterado: la formación integral de los futuros oficiales. Este ha sido el objetivo durante más de 300 años en los que la Armada ha sabido formar a grandes científicos, grandes marinos, grandes militares y grandes personas.

Uno de los objetivos que se mencionaron para este futuro próximo es caminar hacia una Armada 4.0, digitalizada, donde el Centro de Inteligencia Artificial de la Armada (CIA2) cobre especial relevancia. ¿Cómo se plantean este punto?, ¿qué cambios se llevarán a cabo y para qué?

La Armada ha entendido tradicionalmente bien que es necesario adaptarse continuamente. Y no solo me refiero a la adaptación al escenario estratégico, sino que también a la necesaria adaptación interna. Lo hizo hace muchos años, de manera pionera, cuando varió su estructura con vocación territorial y geográfica por otra de carácter funcional. Lo hizo, también, cuando adaptó su funcionamiento para estructurarla en Procesos de Trabajo que, en aquel momento, empezaban en el mundo empresarial. De igual forma, la Armada ha comprendido que la Transformación Digital no es una opción sino una necesidad. Además, ha comprendido que no se trata de una mera automatización de algunas funciones, sino que requiere una revisión integral de su estructura orgánica y de la forma en la que obtiene, procesa y distribuye la información. En este sentido, la Inteligencia Artificial (IA) es una herramienta imprescindible. El ritmo de evolución actual es tan alto, que muchos hablan ya de Aprendizaje Estratégico, más que de Planeamiento Estratégico. Así, la IA es esencial. La Armada ha decidido, acertadamente, ubicar su Centro de Inteligencia Artificial en la Escuela, lo que supondrá, a buen seguro, un importante foco de conocimiento en Pontevedra, con los beneficios que eso supone para esta zona.

"La Escuela Naval es uno de los destinos más bonitos y gratificantes que tiene la Armada" 

¿Qué espera de su etapa aquí en Marín?

Personalmente, lo resumiré en una palabra: disfrutar. Este es, pese a su dificultad y complejidad, uno de los destinos más bonitos y gratificantes que tiene la Armada. Asimismo, esta provincia es algo único, un entorno especial que permite disfrutar con continuos descubrimientos de lugares y gentes. Además, tengo la suerte de que mi familia se ha trasladado conmigo, por lo que creo que tengo todos los ingredientes para pasar tres años excepcionales.

¿Y profesionalmente?

Desde el punto de vista profesional, espero aportar trabajo, ideas e ilusión para mantener firme el rumbo que nos lleve a nuestro objetivo: que cada día del Carmen salgan de la Escuela Naval jóvenes oficiales ilusionados, motivados y preparados para cumplir con sus funciones en las unidades de la Armada y listos para servir a España y a sus ciudadanos donde se les requiera.

¿Cómo afronta la nueva etapa post-pandemia en la Escuela?

La vamos a afrontar siempre cumpliendo con la actual normativa y de aplicación en todo el territorio de Galicia. Buscaremos la vuelta a la normalidad progresivamente al ritmo que nos venga impuesto por las autoridades y siempre preparados ante cualquier repentino aumento del nivel de crisis.