El veto de Bruselas a la pesca de fondo en 87 zonas, "un golpe más" para el sector en Marín

Cerca de 14 barcos de armadores marinenses y con bandera española se verían afectados por la prohibición ►La cifra total de buques perjudicados en la provincia de Pontevedra asciende a 45 con afectación indirecta y a 400 potenciales
Varios barcos atracados este miércoles en el Puerto de Marín. RAFA FARIÑA
photo_camera Varios barcos atracados este miércoles en el Puerto de Marín. RAFA FARIÑA

La decisión de la Comisión Europea (CE) de cerrar el acceso de la flota de arrastre a 87 zonas protegidas en aguas comunitarias del Atlántico Nororiental aboca al sector pesquero español a la ruina. O al menos así lo perciben los armadores marinenses si el Gobierno español y el propio sector no recurre esta restricción, que está previsto que entre en vigor el próximo 9 de octubre. En Marín estarían afectados de manera directa 14 barcos de bandera española y en el total de la provincia de Pontevedra unos 45, de los cuales 33 faenan en aguas comunitarias y 14 en el caladero nacional. Cerca de 400 buques serían de potencial afectación.

En los últimos años, el sector pesquero estuvo limitado por los TAC y cuotas de pesca, el impacto del Brexit, reglamentos de control y la pandemia, esta decisión se traduce en "un golpe más" para la flota. La del Puerto de Marín no es ajeno a ello.

Con la entrada en vigor de esta restricción en aguas comunitarias, de la flota marinense que faena entre la costa española y la costa de Portugal, se verían afectados un total de 14 buques de arrastre con bandera española y 14 portuguesa; tres buques de pabellón francés; y ocho de pabellón británico, todos ellos de armadores de Marín. Esto significaría que prácticamente todo el arrastre marinense estaría condicionado por unas limitaciones que desde el sector tachan de "barbaridad".

A nivel de Galicia, la Consellería do Mar maneja unas cifras de afectación directa que se elevan a los 207. Sin embargo, se estima que cerca de 900 embarcaciones pueden verse afectadas por el desplazamiento y solapamiento de zonas de pesca así como por la posibilidad de que en el futuro se amplíe la prohibición de las artes que tocan el fondo. Por provincias, la más afectada sería A Coruña, con 93 buques afectados de manera directa y cerca de 400 potenciales; seguida por Pontevedra y Lugo, esta última con 69 barcos directos condicionados y 70 con potencial afectación.

La decisión de la CE supone vetar la captura de especies con redes de arrastre y otros aparejos de fondo en aguas con profundidades superiores a 1.500 metros en zonas de España, Portugal, Francia e Irlanda. En total, se restringiría el acceso a una superficie de 16.419 kilómetros cuadrados de reservas para la protección de ecosistemas marinos vulnerables.

"La Comisión, sobre una información del año 2010, ha establecido unos polígonos de cierres de zonas sin contrastar cual es la afectación a cada una de las modalidades ni evaluar el impacto económico que tiene todo ello", explica el gerente de Opromar y de la asociación de armadores de Marín, Juan Martín Fragueiro, que deja clara la posición del sector en la localidad: "Hay que recurrirlo. La afectación será importante".

Pesquerías afectadas por el veto de la CE
El reglamento europeo de pesca de arrastre de fondo afectará a la captura de pesquerías objetivo históricas de la flota marinense. En la costa española se pesca merluza, rape, gallo, bacaladilla, jurel, caballa, mientras que el Gran Sol se recoge rape, gallo y merluza, principalmente.

Artes de fondo
El veto de la CE afecta a buques equipados con artes de fondo como redes de arrastre de fondo, dragas, redes de enmalle de fondo, palangres de fondo, nasas y almadrabas.

Comentarios