Las vías rápidas de O Morrazo, en un plan piloto para recuperar el bosque frondoso

La reforestación se realizará en la autovía AG-46 y el corredor a Cangas y están dotadas con 1,5 millones de euros
Los trabajos iniciados el pasado día 9. DP
photo_camera Los trabajos iniciados el pasado día 9. DP

Esta semana dio su inicio el trabajo que permitirá la plantación de 25.000 árboles autóctonos para la reforestación de los márgenes de las vías autonómicas de altas prestaciones de la península de O Morrazo: la autovía (AG-46), el corredor (CG-4.1 y VG-4.6) y el ramal de acceso a Cangas (VG-4.5).

Esta intervención, que corre a cargo de la Xunta, constituye la fase piloto de la Estrategia de carreteras verdes y se desarrolla bajo encargo a la empresa pública Seaga, con un presupuesto de más de 1,5 millones de euros.

Los trabajos comenzaron en los pasados días con las tareas previas de preparación del terreno por la zona del enlace de la Ameixoada, por lo que ahora se está empezando ya con la plantación de los primeros árboles frondosos, entre las que habrá abedules, avellanos, fresnos, pradairos, sorbus y carballos.

De cara a la semana entrante, las actuaciones se van a continuar por el ramal de acceso a Cangas desde la autovía de O Morrazo (VG-4.5.). En este caso, se procederá al desbroce, se sembrará a continuación el terreno con herbáceas para dificultar el crecimiento de la vegetación invasora y, finalmente, se finalizará con la plantación de frondosas.

El trabajo comenzará por la eliminación de las especies exóticas invasoras; luego, se dotarán los márgenes de esta autovía y los ramales de una cubierta vegetal y finalmente, se procederá a la repoblación con especies de frondosas autóctonas.

Estas tareas se completarán con trabajos de mantenimiento y consolidación en los primeros años, que incluyen desbroces, eliminación de rebrotes o reposición de plantas.

El final de los trabajos permitirán la implantación final de 25.000 especies frondosas autóctonas en los márgenes de la autovía de O Morrazo, lo que permitirá la absorción, al final de un período de permanencia estimado de 35 años, de 5.616 toneladas de CO2.

Las actuaciones objeto de este proyecto tienen como objetivos incidir en la protección frente a los incendios, ganar en eficiencia en la conservación en los márgenes de las vías de titularidad autonómica y avanzar hacia la neutralidad en carbono en las carreteras.

La Xunta lleva meses con una intensa campaña de eliminación en el dominio público asociado a las carreteras autonómicas de la península de O Morrazo de especies piralfilas e invasoras, como acacias o mimosas, que permite iniciar estos trabajos de reforestación.

Comentarios