lunes. 16.09.2019 |
El tiempo
lunes. 16.09.2019
El tiempo

La Xunta plantea un "trasvase" del cupo de visitantes que beneficie a los vecinos de Ons

Protesta de los vecinos de Ons. PEPE FERRÍN (AGN)
Protesta de los vecinos de Ons. PEPE FERRÍN (AGN)
La oposición se une a la 'loita' de esta "aldea gala" y acusa al Gobierno gallego de "crear un problema donde no lo había" 

La conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, ha negado que exista "ningún tipo de veto por parte de la Xunta a los vecinos de Ons", pero ha afirmado que el cupo (fijado en 1.300 personas diarias) es "indiscutible e irrenunciable" en su número, si bien ha planteado la posibilidad de un "trasvase" que reduzca el dato de visitantes en beneficio del de residentes. 

Así lo ha dicho en una comparecencia a petición propia, también solicitada por los grupos de Común da Esquerda, BNG y mixto, en el pleno del Parlamento, a cuyas puertas un grupo de vecinos ha protestado porque "parece"que la Xunta les quiere "echar" de la isla, en declaraciones a Europa Press del vecino Antonio Caamaño. 

"¿Menos visitantes y más vecinos? Pues diremos menos visitantes y más vecinos", ha enunciado la conselleira durante su intervención, antes de apuntar a esa opción de seguir "negociando dentro de lo que son las posibilidades". 

Y es que el plan de usos de la isla, que forma parte del parque nacional de las Illas Atlánticas, fija ese tope de 1.300 personas, así como 300 para el camping y 200 a grupos organizados. "Y, a parte, los vecinos", que "hasta ahora" son 350 a tenor de los carnés expedidos por la Xunta, según ha indicado Ángeles Vázquez.

EL CUPO NO ES "UN CAPRICHO". La titular de Medio Ambiente ha justificado las limitaciones del plan para "evitar masificaciones turísticas y que se pongan en peligro los valores del parque nacional", y ha añadido que "esto está establecido por ley" y no lo hace porque le dé "la gana". 

Los cupos de acceso han "funcionado" durante el pasado verano y "no son un capricho de la Xunta" sino una "obligación", además de venir "determinados por informes técnicos que avalan la presión humana que pueden soportar los archipiélagos", ha dicho. 

Pero ha añadido que "nunca ponen en peligro los derechos de acceso" de los vecinos, que "pueden acceder libremente cualquier día, siempre que acrediten su condición". 

Dispuesta a "sentarse con ellos", la responsable del departamento autonómico ha incidido en que es "evidente que la Xunta debe aplicar algún sistema de verificación para garantizar que este espacio de libre acceso haya control sobre el mismo". 

De ahí que la Xunta pusiese "a disposición un carné gratuito, que se expide en pocas horas, en el que se le recoge la condición de vecinos y se garantiza su exclusión del cupo general". A día de hoy, son unas 350 las acreditaciones emitidas, según sus datos. 

Los vecinos, además, "pueden reservar seis plazas con pernocta vinculada a su vivienda, para amigos o familiares sin derecho al carné", aunque "esas sí que se quitan del cupo general". 

Subrayando que "no se puede decir que la Xunta discrimine a los vecinos de Ons", Vázquez ha asegurado estar "dispuesta a escuchar todas las posibilidades" y ha instado a los interesados a que le pasen "la relación" en el caso de que haya "1.000 vecinos de Ons". "Si hay 1.000, pondremos la certificación correspondiente", ha resuelto. 

CABALLERO, "SIN PITO QUE PITAR". En este extremo, ha criticado al alcalde de Vigo, quien, "como bien dijo una vecina en unas declaraciones, no tiene pito que pitar en este tema", y ha sacado la "única conclusión" de que el regidor olívico "quiere para su ayuntamiento lo que no quiere para Bueu". 

"Quiere dinamitar por todos los medios esta candidatura porque es consciente de que es la única manera, la que está presentada", ha censurado.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN. Por parte de los grupos, el primero en tomar la palabra, Luís Villares, por el grupo mixto, ha reprochado a la conselleira "mucho despotismo y poca ilustración". 

Vestido con la camiseta de 'Ons en Loita', ha denunciado que los vecinos de esta isla son un "colectivo maltratado históricamente" y ha reclamado una "distribución interna" del cupo "repartido compensando a los vecinos". 

También Luís Bará, por el BNG, ha vestido la camiseta reivindicativa de los vecinos, para asegurar desde el atril que en Ons "no había ningún problema en teoría y acaban de crearlo" en relación con el acceso de los residentes. "Están retringiendo los derechos a los vecinos porque actúan con autoritarismo. No escuchan a la gente", ha recriminado. 

De acuerdo con sus datos, en la isla hay unas 70 casas habitables con capacidad para entre 8 y 10 personas, de donde "sale una cifra que puede ser capacidad máxima" de en torno a 700. "Pero no van todos al mismo tiempo. Puede ir una media de 300", ha precisado. 

En representación de Común da Esquerda, Marcos Cal ha mostrado su apoyo a esta "aldea gala que sigue defendiendo sus derechos", antes de pedir "disculpas" por no traer la camiseta ya que, según ha confesado, no la tiene. 

A su juicio, no existe "ningún motivo objetivo para limitar la entrada a los vecinos", por lo que ha resaltado que "cupos sí pero a lo mejor habrá que reducir el número de visitantes", por lo que ha demandado que se hagan "estudios serios" en este ámbito. 

La socialista María Pierres ha pedido igualmente un "estudio pormenorizado y serio" y ha lamentado la falta de diálogo de la Xunta con los vecinos, a los que ha recomendado "escuchar". 

El popular Gonzalo Trenor ha replicado al PSOE que "apuesta por la confusión que le pueda beneficiar" y ha defendido un plan que fue "fruto del diálogo" y recibió el "visto bueno" del ministerio. "Los cupos son imprescindibles. Están funcionando correctamente, no son un capricho", ha concluido. 

Ya en el cierre, la conselleira ha afirmado que hay 79 casas y ha señalado que si en ellas existen vínculos con 1.000 personas, esa cifra ya "entra en el cupo" porque, de otra manera, en su opinión, "no sería serio". 

La Xunta plantea un "trasvase" del cupo de visitantes que beneficie...
Comentarios