Los alumnos del IES reparten 15,7 millones entre vecinos de A Illa

El segundo cuarto premio también cayó en la isla y dejó dividendos, fueron 200.000 euros
Hubo cava, abrazos, gritos, baile y emoción ante el despacho de loterías San Xulián. JAVIER CERVERA
photo_camera Hubo cava, abrazos, gritos, baile y emoción ante el despacho de loterías San Xulián. JAVIER CERVERA

Alegría por partida doble en A Illa de Arousa. El sorteo de la Lotería de Navidad dejó 15.900.000 euros, y la práctica totalidad de esta riada de millones se la repartieron entre sus 5.000 vecinos. Todo comenzó a las once en punto de la mañana, cuando salió el primer cuarto premio (42833), del que le correspondió un pellizco de 200.000, pero la explosión de felicidad se produjo catorce minutos después, cuando fue extraído el segundo de los cuartos: el 91179.

Y resultó que ese número, que no encontró salida en la Administración de Loterías de Caldas de Reis, acabó en el despacho de Manuel Núñez y Cristina Allo, de A Illa de Arousa, donde enseguida encontró compradores: la comisión de madres de los alumnos de cuarto del Instituto de Ensino Secundario de la localidad, que lo convirtieron en participaciones para financiar el viaje de fin de curso de sus hijos.

Cuarenta chavales se transformaron en improvisados vendedores y el destino quiso que fuesen los responsables de haber llevado la alegría a los cuatro rincones del territorio, porque fueron pocos aquellos a los que les fue ofrecida la posibilidad de comprar una papeleta y casi ninguno el que se negó. Por otra parte, aunque durante el verano se notó la afluencia de visitantes, pocas cruzaron el puente y llegaron al continente.

Manuel Núñez: "O máis bonito é que é un premio que está repartido por todo o pobo"

Se vendieron 79 series (de diez décimos cada una de ellas) todas los que estaban disponibles en la Administración de Loterías San Xulián, y quien adquirió una jugó cuatro de los cinco euros pagados (uno fue el donativo para la excursión), que se transformaron en 4.000 euros.

Manuel Núñez y Cristina Allo se mostraban exultantes de felicidad por haber dado el mayor premio que llegó nunca a A Illa de Arousa, justo cuando el establecimiento del que son responsables, y se encuentra situado en la Calle O Cruceiro, alcanza sus veinte años de historia.

Cuando empezaron a llegar los primeros periodistas y vecinos, lo primero que hizo Manuel Múñez fue mostrar una pancarta reivindicativa de los vendedores, que reclaman una subida en la comisión de reciben, que es del 4% y está congelada desde hace 17 años.

Después confirmó que el 42833 había dejado un pequeño premio, pero necesitó algún tiempo para asegurarse de que con el 91179 había llegado una marea de millones a la isla. A continuación, todo fueron besos, abrazos, gritos y cava.

"O máis bonito é que é un premio que venderon os alumnos do instituto e esta repartido por todo o pobo", comentó. "Non o terá todo o mundo, pero si moita xente, e é unha axuda porque moita pasouno mal este ano", comentó un vecino, Luis Cores.
 

Mónica Leiro "Falouse de ir a Barcelona, e agora decidirán"

Mónica Leiro es la presidenta de la Asociación de Nais e Pais de Alumnos del IES de A Illa de Arousa, y poco antes de unirse a la fiesta explicó que la irrupción de la covid-19 hizo que los profesores renunciasen a organizar el viaje de fin de curso, al igual que el colectivo que preside, pero el interés de un grupo de madres por llevarlo adelante, y que la mayor parte perteneciesen a la directiva, hizo que saliese adelante el proyecto.

Comenzaron con los trámites habituales en estos casos, adquirieron la lotería, y la fortuna hizo el resto. "Agora, todos estamos contentos", dijo.

Lo que no está claro es el destino. "Falouse de ir a Barcelona", indicó, pero otras madres y algunos alumnos que acudieron a la improvisada fiesta indicaron que también habían hablado de ir a Tenerife o de realizar un crucero por el Mediterráneo, una opción, esta última, que no parecía al alcance de todas las economías.

Desde este miércoles a las 11.14 horas, nada parece imposible. Hubo quien apuntó la opción de ir a Cancún o a Abu Dabi, para ver una carrera de Fórmula 1 en el segundo de los destinos. Nada está resuelto. Lo único que está claro es que será una experiencia inolvidable.
 

Cristina Sabarís "Me gustaría estudiar la carrera de Medicina"

Sucede que cuando llega el momento de vender las papeletas de la lotería no todos los alumnos tienen la misma determinación para hacerlo, y no pocas veces son los padres quienes tienen que apoyarlos en la tarea, o quedarse con más boletos de los que hubieran comprado.

No es el caso de Cristina Sabarís Otero, que encontró salida para dos talonarios completos (cien números), pero una parte quedó en casa porque recientemente se reunió toda la familia en una comida: padres, tíos, primos, abuelos, y todos se llevaron varios boleto. Eso quiere decir que en la familia Sabarís Otero entraron varios miles de euros.

La felicidad tiene un doble motivo porque Ana concluye un ciclo en su formación académica, el próximo curso estará en el IES de Vilanova, y su intención es estudiar Medicina, comenta al lado de su madre Ana Otero, una auxiliar de clínica que trabaja en el Hospital do Salnés.

"Cómo no voy a estar contenta si quedó repartido por toda la isla", afirmó. Y mientras hablaba, un grupo de mariscadoras con la indumentaria de trabajo llegaba de la playa de Riasón, después de rematar la jornada para unirse al festejo, porque también fueron afortunadas.