lunes. 26.10.2020 |
El tiempo
lunes. 26.10.2020
El tiempo

Vilagarcía ► Así, por sorpresa

El alcalde, Alberto Varela. CEDIDA
El alcalde, Alberto Varela. CEDIDA
Con solo 57 casos de coronavirus activos, la ciudad se sumó este jueves a las restricciones impuestas por la Xunta de Galicia debido a la mala evolución del mes de septiembre

Justo un día después de que la Casa Consistorial de Vilagarcía volviese a abrir sus puertas tras dar por controlado un brote en la plantilla del Concello -en la que incluso el alcalde, Alberto Varela Paz, llegó a dar positivo-, el Gobierno local recibía una noticia que dejaría a la ciudadanía totalmente atónita: Vilagarcía de Arousa se sumaría desde medianoche del miércoles, 23 de septiembre, a la lista de los concellos que cuentan con restricciones para frenar el avance del coronavirus.

Y la sorpresa fue doble: en primer lugar, por el desconocimiento total de los casos de coronavirus en la villa hasta ahora; y en segundo lugar, por el bajo número de contagios con los que Vilagarcía contaba este jueves (57 casos activos). De hecho, el propio alcalde, durante una rueda de prensa celebrada ayer para informar sobre las nuevas restricciones sanitarias, explicó que el porcentaje de contagios, en relación con la población, es bajo, ya que se sitúa en un 0,15%. Sin embargo, en este caso la cifra no fue determinante para incluir a este municipio en las restricciones, sino que lo fue la evolución del número de casos desde principios de este mes de septiembre, ya que se duplicó la cifra de contagios en apenas seis días. El rango de edad de la mayor parte de los contagiados también es preocupante, pues se sitúa entre los 20 y los 30 años de edad; seguido del tramo 30-40 años.

En una ciudad en la que las playas y el ocio nocturno son el principal atractivo tanto para la población como para los visitantes, su fortaleza puede llegar a convertirse en una debilidad en términos sanitarios y cuanto más con una pandemia de por medio. El alcalde, Alberto Varela, hizo un llamamiento a la responsabilidad de la ciudadanía para que no baje la guardia en esos momentos en los que una persona se siente más cómoda, como puede ser en las reuniones familiares o en la terraza de un bar, cuando las medidas de protección tienden a relajarse y la mascarilla pasa a un segundo plano.

En esta tesitura, Vilagarcía de Arousa amaneció este jueves con un aire de confusión, en una jornada en el que los locales de hostelería tuvieron que adaptar sus establecimientos para recibir solo a la mitad de su aforo en su interior, retirar los taburetes de las barras y vigilar, todavía con más ímpetu, que se cumplieran las normas en las terrazas. Asimismo, el Concello apuraba por la mañana a colocar los carteles de 50% de aforo en todos los edificios públicos.

Ahora, todos los trabajadores del Servizo de Axuda no Fogar, de la Policía Local y todos los hosteleros de Vilagarcía de Arousa serán sometidos a una prueba PCR. El Concello se encargará de pasar los contactos de todos ellos a Sanidade en los próximos días.

"Estamos na situación de evitar que as cousas vaian a peor", sentenció Varela, que pidió más transparencia a la Xunta en cuanto a los datos de contagiados para que los concellos tengan opción a colaborar en esta lucha contra la pandemia.

Vilagarcía ► Así, por sorpresa
Comentarios