La Audiencia juzga a un acusado de violar a una mujer mientras dormía

Se enfrenta a doce años de prisión ► Aprovechó su estado para realizarle tocamientos y, cuando ella se percató de lo que sucedía, la agredió contra su voluntad, según relata el fiscal
El Pazo de Xustiza de Pontevedra. DAVID FREIRE
photo_camera El Pazo de Xustiza de Pontevedra. DAVID FREIRE

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra acoge este martes (10.00 horas) una vista oral contra un individuo acusado de un delito de agresión sexual. El investigado se enfrenta a una posible pena de doce años de prisión a instancias de la Fiscalía, que entiende que aprovechó que la víctima estaba dormida para someterla a tocamientos y asegura que cuando ella se percató e intentó apartarle las manos, él la violó en contra de su voluntad.

Los hechos relatados se produjeron en el partido judicial de Vilagarcía de Arousa sobre las 6.30 de la madrugada del 6 de junio de 2021. El acusado, ciudadano originario de Paraguay, acudió a una vivienda con varios amigos más en un encuentro en el que estuvieron charlando y consumiendo bebidas alcohólicas, según detalla el escrito de acusación provisional.

En un momento dado, la víctima, que se encontraba cansada, subió a uno de los dormitorios para descansar, y si desvestirse, "cayó en un sueño profundo", detalla la acusación pública.

Poco después, "el procesado subió a la misma habitación y, en un momento dado, con ánimo libidinoso, se desnudó y, actuando sin el consentimiento de ella, empezó a tocarle el pecho, los glúteos y la zona genital, a pesar de que ella, aún adormilada, le retiró varias veces las manos»", detalla el Ministerio Público.

Para vencer su resistencia, añade el fiscal, "el procesado la agarró fuertemente por los brazos, le separó la braga y la penetró vaginalmente, despertándose en ese momento la víctima, que empujó a un lado al procesado y salió de la habitación para pedirle ayuda a una amiga".

Tras lo ocurrido, la mujer sufrió diversas lesiones físicas, pero lo más relevante, según consta en el escrito de acusación, es el «disestar emocional, sin que se pueda descartar que pueda aparecer sintomatología de índole psíquica».

Por ello, además de la cárcel y si resulta condenado, siempre en el marco de la nueva ley del Solo sí es sí, el investigado deberá indemnizar a la víctima con 20.000 euros.

Penas accesorias 22 años de alejamiento

El marco legal que rige esta clase de delitos de agresión sexual desde la entrada en vigor de la famosa ley del Solo sí es sí contempla para el caso una orden de alejamiento en favor de la víctima por un período de 22 años, que incluye la prohibición de comunicación por cualquier vía con ella en ese mismo período de tiempo. Junto a ello, si resulta condenado en los términos que recomienda la Fiscalía de Pontevedra, deberá cumplir diez años de libertad vigilada cuando salga de prisión. 

Los delitos relacionados con episodios que atentan contra la libertad y la indemnidad sexual de las personas se repiten con mucha frecuencia en la Audiencia de Pontevedra. De hecho, entre abusos y violaciones, en ocasiones con menores como víctimas, estos procesos son los segundos delitos más juzgados allí, solo después del narcotráfico.