Chan da Gorita: secretos del pasado 'bajo tierra'

La Asociación Cultural Andarela organiza para el próximo domingo una ruta por zonas del rural del municipio de Sanxenxo en las que existen vestigios de varias mámoas, cuya antigüedad puede llegar a rondar los 6.000 años aproximadamente

El Con da Ventureira forma parte del conjunto megalítico de Chan da Gorita. AEP
photo_camera La ruta incluirá una visita al emblemático Con da Ventureira, en la parroquia de Padriñán. GONZALO GARCÍA (ADP)

La riqueza histórica y patrimonial de Sanxenxo no se aprecia, en muchos casos, a simple vista. Es necesario mirar hacia abajo para tomar conciencia de la huella que han dejado en la hoy villa turística por excelencia de Galicia diferentes civilizaciones. Es por ello por lo que el labor que realizan colectivos como la Asociación Cultural Andarela resulta clave para dar a conocer esos secretos que se ocultan bajo maleza, árboles y olvido. La agrupación organiza para el próximo domingo una visita guiada por el conocido como Chan da Gorita, un conjunto megalítico en el que se encuentran cerca de media docena de mámoas, cuya antigüedad podrían superar los 4.000 años. La ruta dará comienzo en las inmediaciones del Puto Limpo, en A Cereixeira, a partir de las 10.00 horas. El antiguo castro de Nantes o el emblemático Con da Ventureira, en Padriñán, serán algunas de las paradas que se realizarán a lo largo del paseo, que se llevará a cabo siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.

El encargado de instruir a los participantes será Pepe Álvarez, un experto en la materia. No en vano, ya ejerció de guía en ediciones anteriores de esta iniciativa. Él será quien explique, por ejemplo, que estos vestigios del pasado permanecen ocultos y en un estado de abandono que, en la mayoría de las ocasiones, no se debe a la mala fe de las instituciones, sino más bien a una cuestión de desconocimiento. Tal y como explicó el propio Álvarez en una de las últimas visitas a la zona, "en Sanxenxo atópanse varias mámoas sen escavar, polo que a súa localización a simple vista pode resultar complicada".

Buena parte de estos vestigios son difíciles de encontrar, debido a la densa maleza y al abandono

 

ANTECEDENTES.El interés por el Chan da Gorita no es algo nuevo. Ya en la década de los 80, el profesor Buenaventura Aparicio, una referencia en lo que a Arqueología y Antropología se refiere, llevó a cabo una serie de estudios sobre el terreno. Casi 30 años después, aún es difícil contabilizar el número de mámoas existentes en el rural sanxenxino. Se estima que podrían ser entre cuatro y seis, si bien la maleza y la situación forestal de algunos de los emplazamientos complican este recuento. La importancia a nivel histórico de este conjunto megalítico se aprecia, por ejemplo, en su DNI. Y es que las mámoas están consideradas como una de las primeras muestras arquitectónicas de la Historia. Se calcula que algunos de los hallazgos situados en este chan podrían datar del año 4.000 antes de Cristo, un registro nada desdeñable, máxime si se tiene en cuenta que las pirámides de Egipto fueron construidas 2.600 años del inicio de nuestra era.

En realidad, el ansia por conocer la mámoas no es algo exclusivo de la época contemporánea. Algunos historiadores comparten la teoría de que en estos lugares se realizaron extracciones durante el siglo XVII, bajo mandado de Felipe III. Según esta hipótesis, habría sido el monarca el que autorizó al clérigo Vázquez das Orxas que llevase a cabo una exploración en estos monumentos, a fin de encontrar oro. El afán por hallar riquezas presuntamente ocultas bajo tierra provocó que unas 3.000 mámoas fuesen violadas en Galicia en aquel entonces.