sábado. 11.07.2020 |
El tiempo
sábado. 11.07.2020
El tiempo

David Pérez Lago, heredero del imperio Oubiña

David Pérez Lago. GONZALO GARCÍA
David Pérez Lago. GONZALO GARCÍA

Hijo de la fallecida Esther Lago, esposa y, para muchos, cerebro del histórico Laureano Oubiña, no tardó en seguir los pasos de su padrastro, aunque apostó por la cocaína. Este lunes fue detenido en la mansión de A Laxe

En Corcubión en el puerto, intentando descargar un gran alijo de cocaína. Así fue detenido David Pérez Lago en el año 2006. El hijastro de Laureano Oubiña se erigía por aquel entonces en uno de los dignos sucesores de los grandes capos. Aprovechó el momento en el que Manuel Charlín, su padrastro Oubiña y el propio Sito Miñanco se encontraban entre rejas para hacerse fuerte en la ría de Arousa y liderar una organización criminal capaz de introducir toneladas de cocaína.

En los últimos meses, y pese a que se le había relacionado con un negocio del sector de la hostelería ubicado en el extrarradio de Madrid, vivía a caballo entre la Costa del Sol, lugar de tránsito habitual de muchos de los mayores narcotraficantes de Europa, y Vilagarcía, donde acabó siendo detenido. Su familia materna mantiene la propiedad de la vivienda anexa a la mansión de su padrastro en A Laxe, un inmueble que ha sido objeto de subasta pública en 2017.

Aunque se desconocen por el momento los detalles de los tratos que mantenía con Sito Miñanco, se sabe bien de sus contactos en la zona de A Costa da Morte, una de las rutas elegidas para la entrada de las planeadoras con cocaína desde los años 90.

El hijastro de Oubiña fue condenado por vez primera en 2007, por su participación , al lado de su padrastro y de su madre, en un intento de introducción de 12.500 kilos de hachís a bordo del Regina Maris. El tiempo que transcurrió entre los hechos 1999 y la sentencia firme del Supremo le sirvió para comprender que debía volar solo. No tuvo reparos en abandonar el hachís y en aprovechar la infraestructura y los contactos que ya poseía para entrar de lleno en el tráfico de cocaína.

Con varias condenas a su espaldas, se le considera uno de los sucesores de los narcotraficantes históricos en las Rías Baixas

 

Fruto de ese cambio en el modelo de negocio empezó a amasar grandes cantidades de dinero que le sirvieron para levantar dos chalés, uno en un balcón sobre la ría de Pontevedra, en la playa de Aguete (ahora en proceso de demolición) y otro en el extrarradio de Madrid.

En mayo de 2006, tras una laboriosa investigación del Greco Galicia, David fue arrestado cuando aún estaba mojado. Varios de sus hombres intentaban alijar un gran cargamento de droga que llegaba en una lancha rápida. Sin embargo, la intervención del Servicio de Vigilancia Aduanera en coordinación con la citada unidad policial con base en Pontevedra hizo que los narcos abandonasen los fardos en una playa de difícil acceso del término municipal de Ponteceso. Pérez Lago había zarpado en su propia lancha para hacer lo posible para completar el transporte, pero ya era demasiado tarde. Fue detenido en cuanto puso pie en tierra firme.

En 2015, de nuevo en libertad, llegó a un acuerdo con el fiscal Antidroga para obtener una reducción de pena por un delito de blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico que incluyó el decomiso de las dos mansiones anteriormente mencionadas, además de tres años de prisión.

Las últimas noticias que se tenían sobre el hijastro de Oubiña, siempre muy bien asesorado, es que había tramitado una solicitud de indulto. A partir de este martes sabremos si la merecía o si, como parece, había vuelto a las andadas de la mano de Sito Miñanco.

David Pérez Lago, heredero del imperio Oubiña
Comentarios