DO Rías Baixas, preocupada por efecto guerra en el mercado "emergente" ruso

"Nos preocupa" lo que está sucediendo en Rusia y Ucrania, ha señalado Ramón Huidobro, porque "nos había costado mucho posicionarnos en ambos mercados"
Varias personas brindan con copas de vino. ADP
photo_camera Varias personas brindan con copas de vino. ADP

La guerra en Ucrania, provocada por la invasión de Rusia, ha alterado los planes de la denominación de origen Rías Baixas, que tenía en el país ruso uno de sus principales mercados "emergentes" para la exportación de sus vinos.

"Nos preocupa" lo que está sucediendo en Rusia y Ucrania, ha señalado este miércoles el secretario general del Consejo Regulador de Rías Baixas, Ramón Huidobro, porque "nos había costado mucho posicionarnos en ambos mercados".

Abrirse hueco en un mercado como el ruso, ha explicado, "tiene un coste elevadísimo" y más para vinos como los de Rías Baixas que tienen un precio medio superior a la media. "Que el consumidor sea capaz de entenderlo no es fácil", ha subrayado.

Solo en 2021, las 24 bodegas que exportaron a Rusia vendieron 200.000 litros de vino, un 2,14% del total del volumen exportado por la denominación, ocupando actualmente el puesto número 11 entre los países que más vino les compraban.

Eso sí, aunque desde el Consejo Regulador de Rías Baixas entienden que no son cifras "desdeñables", afirman que la posible cancelación de estas exportaciones "no causará un daño muy grande" porque las ventas se podrán compensar en otros mercados en crecimiento.

El impacto de la guerra en Ucrania se reflejará, en todo caso, en las cifras de exportaciones de 2022 pero, mientras tanto, Rías Baixas presume del récord que han alcanzado en 2021 las ventas en el exterior, que suponen ya un tercio de su volumen de negocio.

Las 109 bodegas que venden sus vinos fuera de España lograron comercializar casi 9,5 millones de litros de vino, un 16,97% más que el año anterior, ventas que reportaron unos ingresos de 56,2 millones de euros, lo que supone un 27,43% más que en 2020.

Se vendieron un total de 12,6 millones de botellas de vino Rías Baixas en el exterior, que alcanzaron un precio medio de 5,93 euros frente a los 5,44 euros del ejercicio anterior.

A la vista de estos datos, el Consejo Regulador entiende que se han superado los "peores momentos" de tres situaciones "que hemos ido afrontando bien", según Huidobro, el Brexit, los aranceles impuestos por Donald Trump en Estados Unidos y la pandemia.

Estados Unidos y Reino Unido, que superan ampliamente el umbral de los dos millones de litros de vino adquiridos, son los dos mayores mercados de la DO Rías Baixas.

Le siguen Puerto Rico, Irlanda y Países Bajos, si bien los mayores incrementos se han registrado en Suiza y México, que están entre los diez países más importadores. Canadá, Alemania y Suecia completan la lista de los diez principales mercados para los vinos pontevedreses.

De cara a 2022, eliminadas todas las acciones promocionales previstas en Rusia, Rías Baixas centrará sus esfuerzos en otros mercados como República Dominicana o Polonia, al mismo tiempo que mantendrá su presencia en sus principales destinos de exportación.