"Estamos pasando un duelo como el de un secuestro, los niños estaban bien"

La madre de Sanxenxo a la que la Audiencia retiró la custodia de dos menores al alegar el padre síndrome de Alienación Parental denuncia la ausencia de una evaluación psicológica ►El padre, que obtuvo la custodia en julio, niega haberse despreocupado de los pequeños
La Audiencia Provincial de Pontevedra. DAVID FREIRE (ARCHIVO)
photo_camera La Audiencia Provincial de Pontevedra. DAVID FREIRE (ARCHIVO)

La Audiencia Provincial de Pontevedra retiró a una madre de Sanxenxo la custodia de sus dos hijos, otorgándosela al padre de los menores desde el pasado mes de julio, al alegar la defensa de este signos del síndrome de Alienación Parental en un recurso a la sentencia de divorcio el pasado 2022, en cuyo inicio del procedimiento tan solo se pedía la custodia compartida.

Los menores, que actualmente residen en el domicilio de su progenitor desde el pasado 10 de enero, no se comunican con su madre desde esa fecha, en cuyo entorno familiar, incide la progenitora, "estamos pasando un duelo como el de un secuestro. Los niños estaban bien y ahora están socialmente aislados, en una casa con desconocidos. Tenían un futuro por delante y se lo están fastidiando".

Para llegar hasta este punto hay que remontarse al año 2020, cuando comenzó un proceso judicial que la mujer calificó de "agotador y con verdaderas irregularidades". Fue en marzo cuando ella misma presentó en la Guardia Civil de Sanxenxo una denuncia por apreciar "comportamientos de él hacia los niños que no eran normales" y sobre los que anteriormente la madre ya se había asesorado en un psicólogo, así como por la supuesta manipulación del coche en el que ella misma solía transportar a los menores. Dicha denuncia se archivó por falta de pruebas.

La situación empeoró en verano cuando, según la versión de la madre, comenzó a recibir insultos por parte del hombre, con el que ya no convivía, y que hasta ese momento tenía permitido ver a los niños que, a raíz de las crecientes hostilidades y la negativa de los menores a ir con su padre a la salida del centro educativo en el que estudiaban, pasaron a citarse con él en un punto de encuentro con una rutina con la que, según la versión del padre, la madre no colaboraba. Los episodios de forcejeos se reiteraron en cada una de las ocasiones, según la versión de la madre, hasta que se suspendieron dichas visitas.

Traslado de residencia

 Según apunta la madre, con las visitas suspendidas, en mayo de 2022 le surge la oportunidad de trabajar en Ferrol, pasando de la administración privada a la pública, por lo que solicita el traslado de residencia de los menores de Sanxenxo a Ferrol, para lo que obtiene un informe de justificación del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cambados. El traslado se hace efectivo, quedando todavía pendiente una vista a causa de una denuncia por violencia intrafamiliar interpuesta por la mujer a causa de lo ocurrido durante las visitas en el punto de encuentro. Sin embargo, posteriormente al traslado y con el curso escolar comenzado, el juzgado acaba denegando el traslado del domicilio de los menores. "Me están negando una mejora profesional que necesito para mantener a los niños. Su padre nunca nos pasó la pensión. Ellos estaban ya perfectamente adaptados, iban al colegio allí y sacaban buenas notas y también iban a diferentes actividades", manifiesta la madre a pesar de que, según la versión del padre, durante todo el tiempo que ella mantuvo la custodia, él sí pasó la pensión.

Cambio de custodia

 Aunque la vista de medidas definitivas del divorcio había otorgado la custodia a la madre de los menores, esta ponía como condicionante que debían acudir al punto de encuentro, bajo la amenaza de remitir a los niños, de lo contrario, a un centro de acogida. "No había plazos establecidos y solicitamos una aclaración de la sentencia, que fue denegada, ya que yo entendía que el punto de encuentro sería en Ferrol, donde los niños vivían. El juzgado retuvo el horario durante un mes y comenzaron a llegarme denuncias de incumplimiento. Empezaron a pedir la ejecución de la sentencia del cambio de custodia", explica la mujer. Por su parte, el padre de los menores asegura que "yo lo que quería era un régimen de visitas pero llegamos hasta aquí por los incumplimientos reiterados que ella hizo", manifestó.

La mujer, que actualmente recibe "un acoso continuo de notificaciones del juzgado", se enfrenta este viernes a otra vista en el juzgado de Cambados. "Tengo entre 20 y 30 procedimientos abiertos. Lo único que me queda es visibilizar lo que está pasando conmigo y con mis hijos. Lo que vivo día a día es terrible", dice.

Denuncian "irregularidades"

Desde el Colectivo Feminista de Pontevedra se han hecho eco del caso, mostrando su apoyo a la madre de los menores, y asegurando que la situación afecta directamente a la mujer y a sus hijos, tachándola de "venganza" por parte de su ex pareja, y manifestando que en el procedimiento "se están saltando muchos pasos", por lo que reclaman la revisión del procedimiento y la corrección de lo que, aseguran, son "irregularidades". De hecho, aseguran desde el colectivo, la decisión judicial perjudicaría psicológicamente a ambos niños, puesto que, según sostienen, "no tienen confianza y casi no conocen a su padre", al estar supuestamente este ausente durante su crianza, por lo que le "han tratado muy poco".

La defensa de la mujer ya ha recurrido la resolución de la Audiencia ante el Tribunal Supremo, y ha presentado ante el TSXG una denuncia por las supuestas irregularidades en el procedimiento.

Evaluación psicológica

Uno de los argumentos por parte de la defensa de la madre que critican la sentencia de la custodia de la Audiencia, que contempla el síndrome de Alienación Parental, es la ausencia de evaluación psicológica alguna hacia los menores, si bien la parte contraria alega que ambos niños han sido supervisados por el Imelga y Saúde Mental.

Comentarios