miércoles. 08.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 08.12.2021
El tiempo

La Fiscalía carece de "pruebas directas" contra el agente de Vilagarcía acusado de cohecho

El policía de Vilagarcía acusado de cohecho, durante el juicio. DAVID FREIRE
El policía de Vilagarcía acusado de cohecho, durante el juicio. DAVID FREIRE

El Ministerio Público sostiene que el principal testigo, que en el juicio dijo no recordar nada, "miente" por "miedo"

Con la lectura de los informes finales por parte de la Fiscalía y del abogado de la defensa ha concluido este martes el juicio contra el agente de la Policía Local de Vilagarcía acusado de cohecho por, supuestamente, pedir dinero a cambio de retirar una multa.

Durante la última sesión, la fiscal ha admitido que no hay "pruebas directas" contra el acusado, Marcial D.F., aunque ha mantenido los cargos contra él y la petición de condena de cuatro años y medio de prisión y nueve de inhabilitación. El letrado de la defensa reclama la libre absolución para su cliente.

Este miércoles, la magistrada de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Pontevedra entregará a los miembros del jurado el objeto del veredicto con una serie de cuestiones para que fundamenten y resuelvan si la acusación está probada o no y emitan un fallo sobre la culpabilidad del procesado.

La fiscal ha reconocido ante el jurado popular que se ha encontrado con una "dificultad enorme" para argumentar su tesis debido a que el testigo principal del caso "ha venido al juicio a mentir descaradamente". Según la representante del Ministerio Público, este hombre, "después de denunciar con todo lujo de detalles" y ratificar después en el juzgado de instrucción su declaración, "ahora viene y con la mayor desfachatez del mundo dice que no se acuerda".

La fiscal ha destacado que un perito sostuvo durante la vista oral que este testigo "no tiene ningún problema que pueda justificar esta amnesia", por lo que ella entiende que dijo que no se acordaba "por miedo".

El acusado, ante el jurado popular: "¿Qué hago yo con esto, pegarme un tiro? Yo no puedo más, no me van a creer lo que llevo pasando"

HECHOS PERIFÉRICOS. Ante esta falta de pruebas directas, la fiscal se ve obligada a "acudir a hechos relacionados o periféricos", como son que el acusado hizo la prueba de alcoholemia a la que se refiere la denuncia y que firmó un atestado que no llegó al juzgado y que tampoco estaba en el registro de salida de la comisaría de Vilagarcía, donde existía un "descontrol total" en la gestión de los asuntos que se tramitaban, motivo por el que la Policía Nacional abrió una investigación.

A partir de aquí, la fiscal sostiene que la desaparición del atestado "fue algo deliberado por parte del acusado" y extiende sus sospechas hacia dos llamadas con "justificación absurda" que se cruzaron el agente acusado y el testigo principal.

Asimismo, la fiscal se pregunta "¿qué sentido tendría que denunciase un soborno si esto no hubiera sucedido?", para concluir añadiendo que "por desgracia" no hay más pruebas. "Pero el acusado ha dejado rastros y contamos con lo mínimo suficiente para demostrar que hubo un soborno", ha zanjado.

UN "CÚMULO DE DESPROPÓSITOS". Por su parte, el letrado de la defensa ha insistido en que "la fiscal no tiene ni el más mínimo elemento probatorio", ha calificado esta causa como "un cúmulo de despropósitos" y ha subrayado que el testigo principal antes de declarar en la Audiencia de Pontevedra que no recordaba los hechos de este proceso "en el juzgado de Vilagarcía ya había dicho lo mismo, en los mismos términos, que no se acordaba de nada".

Frente a la hipótesis del supuesto miedo por parte de este testigo, el abogado defensor apuntó otra posibilidad: "También pudo ser porque la conciencia le impedía continuar con una mentira. Mi cliente no es la persona que nos intenta hacer creer la fiscal en base a suposiciones", ha añadido.

Finalmente, el acusado hizo uso de su derecho a la última palabra para dirigirse al jurado popular y disculparse por la vehemencia con la que declaró ante el tribunal. "Llevo siete años con esto. Pónganse tres minutos en mi situación. Les pido disculpas si me excedí", ha argumentado.

La presidenta del tribunal le tuvo que llamar la atención por extenderse en su discurso, valorar la prueba y tratar de hacer un alegato, por lo que el acusado añadió: "¿Qué hago yo con esto, pegarme un tiro? Yo no puedo más, no me van a creer lo que llevo pasando".

La Fiscalía carece de "pruebas directas" contra el agente de...
ç